12 °C
Reino Unido

Theresa May planea que más personas con discapacidad accedan a oportunidades laborales

|


Foto: Tomada de Internet



Por Ulysses Maldonado


El gobierno también se ha comprometido a reformar la paga legal por enfermedad a raíz de una revisión de la salud mental y los empleadores.


La Señora May dijo que "el camino que una persona toma en la vida y en el trabajo no debe estar dictado por su discapacidad o condición de salud. Todos merecen la oportunidad de encontrar un trabajo que sea adecuado para ellos”.


"Me comprometo a enfrentar las injusticias que soportan las personas con discapacidad que quieren trabajar, para que todos puedan llegar hasta donde les lleven sus talentos”.


"Reconocemos el impacto enormemente positivo que el trabajo puede tener en la salud y el bienestar de las personas, por lo que estamos decididos a romper las barreras al empleo que enfrentan las personas con discapacidad”.


"Esta estrategia establece cómo el gobierno, los empleadores y el servicio de salud trabajarán juntos para lograr que más personas discapacitadas trabajen, y así ayudar a cambiar la actitud de las empresas y la sociedad hacia la discapacidad".

La Primera Ministra se comprometió a trabajar con la industria con una mejor capacitación en salud mental para entrenadores de trabajo y permitir que más profesionales de la salud emitan notas diseñadas para ayudar a las personas a volver al empleo.


El plan a diez años se basa en un libro verde publicado el año pasado en el que se comprometió a reducir a la mitad la brecha de empleo por discapacidad, la diferencia entre las tasas de empleo de personas discapacitadas y no discapacitadas, que el año pasado fue de 32 puntos porcentuales.


El libro verde también analizó las reformas a las evaluaciones de la capacidad de trabajo, que las personas deben atravesar para reclamar el subsidio de empleo y manutención, y se han denominado pruebas de "apto para el trabajo".


El gobierno ha dicho que ampliará la certificación de notas de ajuste, que detalla cómo una condición afecta la capacidad de alguien para trabajar, para que el personal y sus empleadores puedan considerar formas de ayudarlos a volver a su trabajo.


El plan se extenderá más allá de los médicos GPS a un grupo más amplio de profesionales de la salud, incluidos fisioterapeutas, psiquiatras y enfermeras de alto nivel.


El gobierno también presentará un programa de capacitación mejorado para entrenadores laborales de Jobcentres para ayudarlos a trabajar con los solicitantes de beneficios con problemas de salud mental, que se está desarrollando con una organización benéfica nacional.




Los ministros también han respondido en su totalidad a las 40 recomendaciones de Stevenson Farmer Review sobre la salud mental y los empleadores, incluida la reforma del salario legal por enfermedad, la mejora del asesoramiento y el apoyo a los empleadores y el fomento de la transparencia.


Otros anuncios incluyen importantes proyectos piloto de investigación sobre el empleo, una inversión de £39 millones en un programa del NHS que trata a personas con depresión y trastornos de ansiedad, y alienta a más empresas a unirse al plan Disability Confident.


Unas 600.000 personas más discapacitadas ahora están trabajando en comparación con la cifra de hace cuatro años.

El Secretario de Trabajo y Pensiones, David Gauke, dijo que "hemos establecido una ambiciosa estrategia de 10 años para terminar con esta injusticia de una vez por todas”.


"Al unir a los empleadores, el sistema de bienestar y los servicios de salud estamos tomando medidas importantes para garantizar que todos puedan alcanzar su potencial".



El Secretario de Salud, Jeremy Hunt, agregó que "esta estrategia ayudará a dar forma al futuro de cientos de miles de personas con discapacidades y problemas de salud mental a medida que seguimos atacando el estigma que mucha gente enfrenta al tratar de entrar y progresar en el trabajo".