4 °C
Cultura

Una sesión de cine expresionista

|


Foto: tomada de Internet.


Lorena Benéitez.



Si el expresionismo pictórico surgió a principios del siglo pasado como respuesta a las anquilosadas teorías impresionistas. Un grupo de jóvenes artistas del centro y el norte de Europa llamados Munch, Kubin, Kokoscha, Schiele, Beckmann o Nolde rechazaron representar la realidad de manera objetiva para defender un nuevo arte basado en el reflejo de los impulsos del ser humano, subjetivista, de visión amarga y desesperanzada del mundo.


La realidad ya no se mostraba tal y como los sentidos la percibían, sino de la manera cómo la sentí a el artista: las líneas se torcieron, las figuras se deformaron, los colores se volvieron sombríos, la perspectiva se rompió, el tratamiento figurativo saltó por los aires.


Más tarde, los fauves dirían que la suya era una ética sin estética", mientras que a ellos les movía una " estética sin ética".

Un nuevo arte en consonancia con las primerizas corrientes de vanguardia y el pensamiento existencialista. Alemania se sumió en una de las peores crisis: hambre, la miseria y el recelo ante el resto de potencias extranjeras asoló a las clases bajas del país y facilitó la aparición de un cine sobre la angustia, horror y locura que se nutrió del ambiente de desesperación y amargura que reinó durante la república de Weimar.



Su cine destacará por la fuerte herencia romántica, la composición de encuadres que remiten directamente a las pinturas de Friedrich hasta pasar por enormes referencias literarias a la época romántico-fantástica y melodramática.


Ya el cine negro alimentó un estilo neo expresionista de inciso hincapié en las posibilidades significativas de la angulación y la iluminación. Personajes arquetípicos, se han llevado a cabo en múltiples películas cuya adjetivación de negroslograría tranquilamente una conformidad mayoritaria. Ejemplo fue el propio Fritz Lang: Furia, La mujer del sombrero, Mientras Nueva York duermey Más allá de la duda.


Tim Burton ha inspirado sus obras en dos películas expresionistas: El Gabinete del Dr. Caligaride Robert Wiene (1919) y Nosferatude Murnau (1922). En menor medida El Golem, seguidas por Metrópolisde Lang (1927) y Las Tres Luces(1921).

Pero no es el único que ha sabido trasladar esas raíces del expresionismo germano que tanto le caracterizan. Matrix(1999) de las hermanas Wachowski, Dark City(1998) de Alex Proyas o Equilibrium(2002) de Kurt Wimmer. Y tantas otras, siguen inspirándose en la estética y temáticas que imperaban en el alemán realizando así un cine estéticamente bello y con un contenido profundo.





La importancia de este movimiento ha quedado patente en nuestro siglo XXI, dejando un legado cultural y de expresión que aún se siguen utilizando. Gracias a los cineastas Wiene, Murnau o Lang se cambió la forma de ver y hacer el cine. Los temas se volvieron más fantásticos y oscuros con un claro trasfondo social.


Donde realmente se notó la diferencia fue en los decorados y la puesta en escena. Ya que las pelí culas llegaban a parecer un cuadro viviente. Los decorados interactuaban con los actores y eran un elemento imprescindible en la película, ya que además de interactuar con los actores, lo hacían también a la vez con el espectador llamándole la atención.


Como lo hizo en la pintura, el cine expresionista huía de lo meramente figurativo e iba más allá, expresando a la vez belleza y sentimientos, cuidando mucho la puesta en escena. Razones por las que es y será un referente en el cine del presente futuro utilizando sus fórmulas.