12 °C
Miscelánea

Aibo, el perro robot de Sony, tiene nueva versión

|

Redacción



En 1999 Sony fabricó su primer robot familiar, al cual llamó Aibo, una palabra japonesa que traduce ‘compañero’. Este año, la compañía ha presentado una segunda versión, creando una nueva generación de mascotas inteligentes, las cuales habían dejado de producir en 2006.



A diferencia del anterior, en esta ocasión es de menor tamaño y mucho más portable, se conecta a la red y cuenta con un chip de computación. Es así como responde a comandos de voz para ladrar, sentarse y mover la cola, simulando a un perro normal.



La promesa de Aibo es ser más inteligente y tener una mayor interacción con sus dueños. Sus ojos, por ejemplo, son un par de pantallas oled brillantes, las cuales se abren y se cierran como si parpadeara.



Sony indica que el dispositivo se puede usar para seguridad del hogar o para fines educativos. El perro utilizará un desarrollo de una start-up de software de inteligencia artificial estadounidense que permitirá que funcione también como un asistente virtual.



Al conectarse a internet podrá controlar otros dispositivos domésticos inteligentes. Lo que quieres decir que funcionará con tecnología de internet de las cosas (IOT), tal cual como lo hacen el Google Home, el HomePod de Apple o el Amazon Echo, entre otros.



En Japón ya se inició la preventa de la mascota robot, por un costo de 198.000 yenes. Por ahora se desconoce si la firma está dispuesta a ofrecer el producto a nivel mundial.



La apuesta de Sony por la inteligencia artificial en los últimos años se ha incrementado, incluso después de tener dificultades que la llevaron a disminuir personal y reducir la oferta de productos.



“La misión de Sony, y la razón de su existencia, es ser una compañía que despierte la curiosidad de la gente”, señaló Kazuo Hirai, CEO de la empresa, en una conferencia de prensa.



El producto original de finales de los 90 era avanzado para la época. Obedecía órdenes y reconocía a sus dueños. Podía ladrar, sentarse, echarse, mover la cola y jugar con pelotas. Tuvo una existencia en el mercado de alrededor de seis años.



Desde 2012, el directivo ha alentado a los ingenieros y equipos de mercadeo que trabajan allí a presentar nuevas ideas, que van desde perfumeros digitales y drones hasta sensores de 3D.



“Estoy convencido de que un robot que pueda conectarse con una familia y darle alegría es algo que encarna la misión de Sony. Por lo cual, pedí que Aibo estuviera conectado a la web y usara inteligencia artificial. Su objetivo es ser una mascota y que, en caso de necesitarlo, funcione con la misma efectividad que un asistente digital”, añadió Hirai.