8 °C
Miscelánea

Las partes del alma humana según la antigua religión de Egipto

|


Redacción



Según la compleja religión que primó durante los casi tres mil años del Antiguo Imperio Egipcio, el alma humana estaba compuesta de nueve partes separadas que al juntarse conformaban a un individuo.



Jb: así se llamaba al corazón, factor ligado al más allá. Se creía que esta parte se conformaba con una gota de sangre del corazón de la madre.



Shuyet: la sombra representaba la continuidad en la integridad del ser.



Ren: el nombre otorgado al nacer era el que definía la vida. Una persona existía conforme era nombrada.



Bâ: la personalidad resumía las cualidades que hacen que cada persona sea única y diferente a las demás.



Ka: La chispa vital era el factor que separaba a las personas vivas de las muertas.



Khat: el cuerpo físico es mencionado en la antigua mitología egipcia como el nexo entre el alma y la vida terrenal.



Akh: el ser inmortal representaba la unión mágica entre Ba, la personalidad y Ka, la chispa vital.



Sahu: el juez, el fantasma y el ser etéreo, capaz de integrarse con los demás aspectos de alma luego de ser juzgado tras la muerte.



Sechem: parte del alma ligada al poder vital capaz de lidiar con las circunstancias externas.