12 °C
Miscelánea

En el mundo 253 millones de personas sufren de discapacidad visual

|


Redacción



Según la Clasificación Internacional de Enfermedades de 2006, la función visual se clasifica en cuatro categorías principales: visión normal, discapacidad visual moderada, discapacidad visual grave y ceguera.



La discapacidad visual moderada y la discapacidad visual grave se reagrupan comúnmente bajo el término “baja visión”; la baja visión y la ceguera representan conjuntamente el total de casos de discapacidad visual.



Entrelas principales causas mundiales de discapacidad visual moderada a grave se encuentran los errores de refracción no corregidos (53 %), las cataratas no operadas (25 %), la degeneración macular relacionada con la edad (4 %) y la retinopatía diabética (1 %).



Las cataratas no operadas, los errores de refracción no corregidos y la glaucoma, son las principales causas de ceguera en el mundo.



Los mayores de 50 años son las personas que más sufren de ceguera o discapacidad visual moderada a grave. Equivale al 81 % de la población afectada.



En la actualidad se estima que el número de niños con discapacidad visual asciende a 19 millones, de los cuales 12 millones la padecen debido a errores de refracción. Aproximadamente 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible y necesitan acceso a servicios de rehabilitación visual para optimizar su funcionamiento y reducir la discapacidad.



Aunque en términos generales, la prevalencia de la discapacidad visual ha disminuido desde comienzos de los años noventa, debido al desarrollo socioeconómico en general; la actuación concertada de salud pública; el aumento de los servicios de atención oftalmológica disponibles; y el conocimiento por parte de la población general de las soluciones a los problemas relacionados con la discapacidad visual (por ejemplo, cirugía o dispositivos correctores), se calcula que el número de personas con discapacidad visual podría triplicarse debido al crecimiento de la población y a su envejecimiento. Por ejemplo, para 2050 podría haber 115 millones de personas ciegas, en comparación con los 38,5 millones de 20203.



Más del 80% de todas las discapacidades visuales que hay en el mundo se pueden prevenir o curar. En los últimos 25 años se han realizado progresos en las esferas siguientes:



  • implantación, por los gobiernos, de programas y normas para la prevención y el control de la discapacidad visual;
  • incorporación paulatina de los servicios de oftalmología en los sistemas de atención primaria y secundaria, con énfasis en la prestación de servicios accesibles, asequibles y de alta calidad;
  • campañas de educación y sensibilización sobre la importancia de la función visual, incluida la educación en las escuelas; y
  • liderazgo gubernamental reforzado en las alianzas internacionales, con una creciente participación del sector privado.


La OMS por su parte realiza una labor que se rige por Salud ocular universal: un plan de acción mundial para 2014-2019, aprobado por la Asamblea Mundial de la Salud en 2013 con fin de lograr reducir en un 25% las discapacidades visuales evitables para el año 2019.



Es así como la OMS presta apoyo a los Estados Miembros para que realicen evaluaciones y formulen políticas y planes destinados a mejorar el acceso a servicios de atención ocular integrales y de calidad. Para contribuir a esta labor se han elaborado instrumentos como la evaluación de los servicios de atención ocular y la evaluación de los servicios y sistemas de rehabilitación.



La OMS también cuenta con la ayuda de los Centros Colaboradores y los agentes no estatales que mantienen relaciones oficiales con la Organización para prestar apoyo técnico a los Estados Miembros.


  • La cifra estimada de personas con discapacidad visual es de 253 millones: 36 millones con ceguera y 217 millones con discapacidad visual moderada a grave.


  • El 81% de las personas con ceguera o discapacidad visual moderada a grave son mayores de 50 años.


  • Las enfermedades oculares crónicas son la principal causa mundial de pérdida de visión.
  • Los errores de refracción no corregidos y las cataratas no operadas son las dos causas principales de discapacidad visual. Las cataratas no operadas siguen siendo la principal causa de ceguera en los países de ingresos medios y bajos.


  • La prevalencia de enfermedades oculares infecciosas, como el tracoma y la oncocercosis, ha disminuido de forma significativa en los últimos 25 años.



  • Más del 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar.