15 °C
Reino Unido

Sadiq Khan en desacuerdo sobre el límite migratorio de Londres

|

El Alcalde de Londres, Sadiq Khan, rompió con la política de migración oficial del Laborismo para establecer su propio plan con el ánimo de atraer trabajadores calificados después del Brexit.


Por: Ulysses Maldonado.


El alcalde pidió un sistema flexible que permita a la capital establecer sus propios criterios de inmigración para atraer el talento global.


Dijo que el Gobierno debería hacer que sea "más fácil, no más difícil" atraer trabajadores de la UE para ayudar a que prosperen los servicios públicos de la capital y los sectores empresariales clave.


La intervención del Señor Khan lo pone en desacuerdo con su propio partido, que respalda la libre circulación durante la transición al Brexit, pero no ha llegado a un compromiso a largo plazo.


Los parlamentarios londinenses están divididos en el laborismo, incluida la secretaria, Diane Abbott, quien se manifiesta instintivamente a favor del libre movimiento, mientras que otros en áreas fuertes de Leave en Midlands y North presionan por normas más estrictas.


El Señor Khan destacó ante la Confederación de la Industria Británica que no estaba "avergonzado" de presentar un punto positivo para la inmigración, pero le dijo a los jefes empresariales y políticos de la UE que no podía hacerlo solo, instándoles a unirse a él "antes de que sea demasiado tarde".


Acusó a otros gobiernos, incluidos los de Tony Blair y Gordon Brown, de "esquivar" el problema.


"Demasiados políticos, y debo decir que algunos líderes comerciales también, han tenido miedo de decir cómo se sienten realmente con base en su experiencia. La consecuencia es que no hemos podido explicar por qué la inmigración económica y la libertad de circulación en la UE ha sido algo bueno".


Agregó: "Es hora de que nos levantemos y hagamos el trabajo".


El Gobierno establecerá sus propios planes el próximo año. Se cree que los funcionarios están desarrollando obstáculos más difíciles para trabajar en el Reino Unido para todos, menos para los emigrantes de la UE más calificados.


Pero Khan destacó que la falta de comprensión de los beneficios de la inmigración estaba poniendo en peligro la economía de Londres. El propio plan de migración de Khan solicitó a la Primera Ministra que permitiera a Londres tener su propio sistema de visas, si el Gobierno no podía entregar uno que garantizara suficientes trabajadores calificados.