13 °C
Reino Unido

Ley de arrendadores estaría “fomentando el mercado negro”

|

La legislación destinada a evitar que los inmigrantes ilegales puedan alquilar propiedades estaría fortaleciendo el mercado negro de las identificaciones falsificadas, así lo ha revelado una reciente investigación.


Por: Ulysses Maldonado.


Según las reglas del derecho de alquiler que se introdujeron el año pasado, los propietarios deben verificar el estado migratorio de los nuevos inquilinos.


Sin embargo, bandas criminales estarían ayudando a los inmigrantes indocumentados a burlar la ley vendiendo documentos falsos.


Un portavoz de Asuntos de Interior dijo que no se espera que los terratenientes sean expertos en detectar documentos falsificados.


No obstante, una firma de abogados, que se especializa en la ley de arrendadores e inquilinos, dijo que esta falta de experiencia es una gran problemática.


"Ellos, los propietarios, no tienen el conocimiento o las habilidades para hacer el trabajo correctamente. Nunca he conocido a un propietario que pueda distinguir un pasaporte válido de Liechtenstein y una falsificación", señaló a la BBC este portavoz.


Un reportero encubierto de la BBC Inside Out London, pudo comprar pasaportes falsificados, así como tarjetas del National Insurance y permisos de residencia de comerciantes ilegales en todo Londres.


Usando una cámara secreta, el periodista registró las ofertas en las que los defraudadores cobraron hasta 500 libras por un pasaporte falso. Algunos documentos llegaron dentro de las primeras 48 horas.


Las identificaciones falsas se presentaron a los agentes de renta, que fueron filmados en secreto, quienes los aceptaron sin dudas como prueba del estado de residencia en el Reino Unido.


Westminster Council emite advertencia a los promotores inmobiliarios


Un miembro de estas bandas le dijo al programa Inside Out que "en una semana promedio estaban vendiendo entre seis y diez permisos de residencia o pasaportes falsos. En los últimos meses más o menos diría que estamos aún más ocupados".


Las reglas del derecho de alquiler se introdujeron en toda Inglaterra en febrero de 2016, en un intento por hacer más difícil a los inmigrantes indocumentados obtener un lugar donde vivir.


En teoría, los propietarios pueden ser condenados a cinco años de prisión o afrontar una multa ilimitada si se les encuentra arrendando a alguien que no tiene derecho a estar en el Reino Unido.


La única manera de asegurarse de evitar las sanciones es establecer y mantener una "excusa legal" mediante el control de ciertos documentos específicos, incluidos los pasaportes, las tarjetas de Seguro Nacional y los permisos de residencia.


Las cifras de Home Office muestran que se han emitido 170 multas a los propietarios según las reglas del derecho de alquiler desde octubre de 2016.