16 °C
Reino Unido

Catalanes en Londres condenan la violencia policial en el referendo

|

Herido en el referendo. (Tomada de Internet)


Por: Arelys Goncalves.


Decenas de catalanes se reunieron el domingo en Piccadilly Circus como muestra de apoyo a sus compatriotas y en defensa de los principios democráticos de su gente. Con banderas y carteles alusivos al referendo independentista defendido por la Generalitat, la comunidad de Cataluña residente en la capital británica quiso expresar su rechazo a lo ocurrido durante la jornada de votación y aprovechó para recalcar la actuación pacífica de los votantes que salieron a las calles a participar en la consulta del 1 de octubre.


Desde las tres de la tarde se agolparon frente a la turística plaza, frente a la estatua de Eros, con canticos que marcaron el sentimiento de quienes desde el exterior sufrieron la angustia de ver lo que ocurría en su región de origen. Muchos de los asistentes pudieron votar a través de un sistema organizado por la Delegación para permitir la participación desde el exterior. "Nosotros la hemos tenido fácil", comentó una de las manifestantes a Express News, "quienes han sufrido son ellos que están allá", sostuvo.



Asombrados por lo ocurrido en Cataluña con las escenas de violencia y los rostros ensangrentados de los electores, incluso de personas de avanzada edad, muchos de los que estuvieron en la concentración se mostraron preocupados por sus familiares, algunos de ellos víctimas de la represión.


Impactantes imágenes sobre la jornada del referendo recorrieron el mundo. La Policía Nacional de España y la Guardia Civil irrumpieron en diferentes centros de votación con miras a confiscar material electoral. Sin embargo, videos captados por testigos mostraron la arremetida de los cuerpos de seguridad no solo contra las edificaciones sino contra la multitud que intentaba participar en el referendo. Según el Ministerio de Salud de Cataluña, unas 884 personas resultaron heridas, dos de ellas de consideración por heridas de perdigones.



Delegación catalana: lo que sigue es respetar el resultado


Por su parte, el líder de la Delegación Catalana en el Reino Unido, Sergi Marcén, en declaraciones a Express News, expresó su indignación por lo ocurrido e indicó que lo que se vivió durante la jornada de la consulta fue algo que jamás había visto. Sin embargo, señaló que para muchos significó revivir los tiempos franquistas. "Es algo que nos recordó tiempos pasados que pensábamos habíamos superado", dijo.


Marcén aseguró que luego de esta manifestación democrática de la población lo que sigue es respetar el resultado del referendo "que según el gobierno español no se hizo". Recordó además que más de 700 mil personas que salieron a ejercer su derecho perdieron su voto porque la policía se llevó las urnas o cerró los colegios destinados como centros electorales.


Luego de la consulta, el vocero de la Delegación señaló que ahora debe venir un proceso de negociación y adelantó que será necesario una tercera entidad que participe como mediadora. El representante del Gobierno catalán en Londres indicó además que la palabra la tendrá ahora el Parlamento regional, quien "es el indicado para decidir cuáles serán los pasos a seguir", detalló.


Manifestó su frustración al escuchar a los diferentes representantes del Gobierno español respaldar la actuación policial y calificarla como correcta y apegada a la ley y al respeto de los derechos humanos. "Los catalanes no odiamos a España", dijo y agregó: "creemos que es un gran país, que tiene una gente magnifica, el problema es que la clase dirigente que tiene en estos momentos es un gran fracaso para la democracia y para los españoles", resaltó.



90 por ciento a favor de la independencia


Pese a la represión del Gobierno central y al cierre de numerosos centros de votación, los anuncios oficiales de las autoridades catalanas indican que más de 2,2 millones de personas lograron ejercer su derecho y de ese total, el 90% respaldó la idea de la independencia. Aunque se bloquearon las vías para votar, hubo una participación del 42,3% de los más de 5 millones de electores registrados en el censo electoral, según versiones de las autoridades catalanas.


En respeto a la voluntad expresada en el referendo, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el poder desde enero del 2016, aseguró que luego de los resultados se cumplirá con lo establecido en la polémica Ley del Referendo independentista, aprobada el pasado 6 de septiembre.