15 °C
Reino Unido

Trabajadores latinos salen a la calle por un salario digno

|

Los ecuatorianos Angélica Valencia y Freddy López, quienes laboran desde hace más de cinco años en el mayor concesionario de automóviles de lujo de Gran Bretaña, decidieron salir a la calle para defender sus derechos y en rechazo a la suspensión de sus funciones anunciada por los directivos de la empresa encargada del personal de aseo.


Por: Arelys Goncalves.


Limpiadores latinoamericanos protestaron en la sede del concesionario de automóviles de lujo, ubicado en South Kensington, para exigir mejoras salariales y defender sus derechos laborales. La concentración que se llevó a cabo este sábado 30 de septiembre en la sede administrada por la empresa HR Owen, contó con el respaldo del sindicato Voces Unidas del Mundo, así como otras organizaciones que se sumaron al clamor de los trabajadores.


Los ecuatorianos Angélica Valencia y Freddy López, quienes laboran desde hace más de cinco años en el mayor concesionario de automóviles de lujo de Gran Bretaña y el minorista más grande del mundo en Rolls-Royce, Bentley, Lamborghini, Bugatti y Ferrari, decidieron salir a la calle como una medida de rechazo a la suspensión de sus funciones anunciada por los directivos de la empresa encargada de la contratación del personal de aseo. Según dicaron los trabajadores, la medida se produjo luego de que ellos solicitaran en varias oportunidades el salario digno de Londres. De acuerdo con las declaraciones de Valencia y López, a esta reacción se suman varias irregularidades en el pago de las horas de trabajo.


Según indican los afectados, la respuesta de la empresa ha sido esta medida que los separa de sus funciones por una semana, determinación que los preocupa y los afecta duramente en vista de que no podrán percibir ningún ingreso durante esos días.


Los trabajadores señalaron que han sido víctimas del abuso de la empresa encargada de la administración del personal, Templewood, que se niega a reconocer el salario de 9,75 para la única empleada mujer del concesionario, Angélica Valencia. De continuar la negativa por parte de la compañía, los trabajadores realizarán una huelga a partir de este mes.


Europeos y británicos marchan en Londres contra el Brexit


"A veces por miedo no alzamos la voz"


Angélica Valencia, nacida en Ibarra, Ecuador, trabaja en la empresa Templewood desde hace más de 5 años. Es la única mujer de su grupo y dice ser víctima de discriminación por motivo del género porque tiene un salario menor a los hombres. "Me siento discriminada porque incluso mis compañeros ganan 9 libras la hora y yo siempre he estado ganando menos", asegura.


Indicó además que por varios años ha reclamado a la compañía que no le pagan todas las horas que labora. "Ya llevo 4 años de reclamos que me han acarreado depresión y estrés porque es una impotencia, cada vez que me acuerdo lloro porque no he sido escuchada, siempre he reclamado y la impotencia de no saber hablar inglés es peor todavía", describe Valencia.


Con el apoyo del sindicato, esta trabajadora tiene esperanzas de conseguir una respuesta a sus demandas. "No nos dejemos intimidar, a veces por miedo no alzamos la voz pero tenemos que decir basta a la explotación, yo ahora me siento realizada porque después de tantos años que he pedido que me escuchen, ahora lo he logrado".



"Una manera de explotación que pensé solo existía en Latinoamérica"


Freddy López tiene 7 años en el Reino Unido y desde que llegó al país ha trabajado en el área de la limpieza. En Ecuador era fotógrafo pero las circunstancias lo obligaron a salir de su país: "los que hemos emigrado lo hacemos para tener un futuro mejor y en especial para nuestros hijos y ese es el abandono de nuestro continente pero nos encontramos acá con una manera de explotación que pensé que solo existía en Latinoamérica", señala.


López también fue suspendido de sus labores tras apoyar a su compatriota en los reclamos salariales. Pese a que en su caso, el salario es de 9 libras, decidió respaldar a su colega: "No puedo dejar sola a mi compañera. Ella siempre estuvo pidiendo apoyo a organizaciones para reclamar el dinero pero nadie la tomó en serio".


La respuesta que han tenido por parte de la empresa contratista es que evaluará la situación y les informará si pueden regresar a sus puestos de trabajo, "pero creo que esto va para largo", advierte López.


En los próximos días el reclamo de las horas que no han sido canceladas a Valencia pasarán a la corte, mientras ambos trabajadores esperan que los administradores reconsideren la decisión y se logre un salario digno para Angélica y para todos los trabajadores.