14 °C
Reino Unido

Laborismo revela un plan para "recuperar" servicios públicos y transporte

|

El Partido Laborista ha expuesto nuevos planes para renacionalizar los servicios públicos de Gran Bretaña, 

desde energía y agua hasta los ferrocarriles y el Royal Mail.


Por: Ulysses Maldonado.


El Chancellor a la sombra, John McDonnell, se comprometió a tomar los sectores bajo propiedad pública en un gobierno laborista que parece cada vez más probable.


Al hablar en la Conferencia del Partido Laborista de este año en Brighton, McDonnell dijo que el partido "tomaría de vuelta" los servicios públicos clave de empresas privadas.


“Sólo hace unos meses, fue el Partido Laborista que estaba mostrando signos de implosión. Ahora, cuando el gabinete de Theresa May se fracturó sobre Brexit, la oposición de Jeremy Corbyn se ve más unida que nunca y se está poniendo manos a la obra”, señaló.


El laborismo también ha amenazado con deshacerse de las iniciativas financieras privadas, (PFI), por medio de las cuales las empresas privadas seleccionan las funciones rentables del sector público.


Los arreglos PFI entre hospitales y empresas privadas han visto algunos fideicomisos del National Health Service (NHS) asfixiados con enormes deudas y tasas de interés monstruosas.


"La nuestra sólo se convertirá en una economía para muchos, si ampliamos significativamente la propiedad. Eso significa apoyar a los empresarios, las pequeñas empresas, el verdadero autónomo y el control masivo de los trabajadores y el sector cooperativo", dijo McDonnell a los periodistas.


"Construir una economía para los muchos también significa traer la propiedad y el control de las utilidades y los servicios clave en las manos de las personas que utilizan y trabajan en ellos”.


La promesa reiteró el manifiesto de 2017 de renacionalizar las compañías ferroviarias, de crear un "sistema público de energía descentralizada" y de abrir una red de empresas públicas de agua.


También había una promesa de revertir la privatización de Royal Mail "en la primera oportunidad".


Un público eufórico aplaudió a McDonnell cuando dijo que los trabajadores cambiarían la "economía rentista, donde la riqueza no está garantizada por lo que se produce, sino por la cantidad de alquiler que se puede cobrar", concluyó.