12 °C
Reino Unido

Nuevo repunte de los ataques con ácido en Londres

|


Arelys Goncalves

Robo, xenofobia, venganza se han convertido en las causas más comunes de estos ataques que se han incrementado en los últimos años en la capital británica y en otras partes del Reino Unido. Al cierre de esta edición, el más reciente había sido el incidente en Stratford Centre, en el que resultaron heridas seis personas. El hecho ocurrió el pasado sábado antes de las 8 de la noche, luego que bandas juveniles generaran un altercado en el centro comercial ubicado al este londinense.


Fuera de la edificación, ubicada frente al Parque Olímpico, los jóvenes decidieron rociar un líquido blanquecino a la multitud, lo que generó el caos. Los servicios de ambulancia y la policía llegaron al lugar y atendieron a los afectados, tres de los cuales debieron ser trasladados al hospital. La policía detuvo a un joven de 15 años que luego fue liberado bajo fianza mientras continúan las averiguaciones para dar con los responsables de este hecho.


Newham, al este de Londres, es la zona que registra mayor número de ataques de este tipo. De los 1.500 casos en los últimos 5 años, 400 fueron en el área. Este municipio -incluye el Parque Olímpico de Stratford, así como West Ham, Plaistow y Forest Gate- colinda con Hackney, localidad que también registró una serie de ataques este verano. Barking y Dagenham, se ubican en el segundo lugar por estos delitos.


Situaciones similares han ocurrido meses anteriores. El 21 de junio, dos primos fueron rociados con un ácido mientras se trasladaban en un vehículo en Beckton. El 14 de julio en Dagenham un ciclista fue atacado con una sustancia nociva luego de impedir el robo de su bicicleta. Este tipo de acciones criminales se han visto en diferentes áreas de la ciudad, incluso, las celebraciones del carnaval de Notting Hill estuvieron empañadas por las escenas de pánico que se vivieron luego de que alguien arrojara a la multitud una sustancia que se creía podía ser un ácido.



¿Cómo ayudar a una víctima?

En medio del incremento de este tipo de ataques, las víctimas esperan que las leyes en el Reino Unido sean modificadas con miras a intensificar las condenas por estos delitos. A corto plazo, la policía ha sido entrenada para socorrer a los afectados en momentos de emergencia. Desde el ministerio del Interior se ha prometido un mayor esfuerzo para reducir este tipo de ataques, mientras que los comerciantes han prohibido la venta a los menores de edad de estos productos utilizados en muchos casos para limpieza.


Se ha insistido además en informar a la ciudadanía sobre las medidas prioritarias que se deben tomar para aliviar en lo posible los efectos nocivos del ácido en la piel de los heridos.


Una de las primeras recomendaciones es pedir ayuda y llamar a la policía y a una ambulancia al 999. Debido a que el ácido es corrosivo, cuando se pone en contacto con la piel puede causar dolor intenso y lesiones permanentes por lo que es recomendable remover la ropa llena del producto, con ayuda de alguna toalla o guantes (es importante protegerse mientras se presta auxilio). También se deben quitar los accesorios que estén en contacto con la sustancia y la piel. Las quemaduras deben ser lavadas con agua limpia por lo menos durante unos 10 minutos. Es importante reducir al máximo el contacto del ácido con los ojos.


A la espera de los servicios de emergencia, se puede cubrir la quemadura con una gasa o pieza de ropa de algodón completamente limpia para protegerla de contaminación.