13 °C
América Latina

El promedio del gasto a educación en Colombia supera al de otros países de la OCDE

|



Por Carmen Chamorro García

Los países iberoamericanos tienden a dedicar a la educación una proporción de su PIB ligeramente mayor al promedio de los países de la Organización y Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), destacando Colombia con un 5´8% frente al 4’3% en España. Así lo ha afirmado el coordinador del informe PISA y director de Educación y Competencias del organismo citado, Andreas Schleicher, quien también ha declarado en estos días en Casamérica, que en la mayoría de países de la Región, a excepción de Colombia, con un 81%, una gran parte del gasto en centros educativos desde el nivel primario hasta el terciario, se destina al gasto corriente.


Datos que reflejan la importancia que Latinoamérica otorga a las instituciones educativas igual que su reducida capacidad fiscal, dado que el gasto público en la primaria, secundaria y terciaria asciende a una proporción de la inversión gubernamental total superior al promedio de la OCDE.


La probabilidad de que los estudiantes colombianos que inician estudios universitarios escojan las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas es superior en un 29% al promedio del resto de países que conforman la Organización y Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE). En Colombia, un 25% de los jóvenes de 18 a 24 años no están ni empleados ni en educación o formación (NI-NI). La ratio de estudiantes colombianos por profesor en la educación primaria y secundaria es considerablemente superior al promedio de los países de la OCDE de 15 estudiantes por profesor en primaria y 13 en la secundaria.


Según Schleicher, hay que tener en cuenta una serie de conclusiones abordado por el estudio “Panorama de la educación 2017: Indicadores de la OCDE”, tales como que crece la demanda de la educación y la terciaria se convierte en la norma; Por primera vez, en el año 2015, los adultos que ingresaban en la universidad alcanzaron un 65% y los hombres y mujeres adoptaron caminos distintos; tener padres con estudios universitarios duplica la probabilidad de que un adulto alcance este nivel educativo; los que se gradúan en la universidad ganan una media del 56% más que los de la segunda etapa de educación secundaria y la inversión educativa de España es elevada, pero al repartir los recursos por igual, el esfuerzo resulta "ineficaz".



Por otra parte, Schleicher se ha referido en foros, como en los desayunos de Nueva Economía Forum en Madrid, que al 35% de los jóvenes españoles entre 24 y 35 años que han terminado ESO o Bachillerato y que no han continuado sus estudios, y aseguró que en España, el problema del abandono escolar no es una cuestión económica como puede serlo en América Latina. "Creo que se trata más de la falta de relevancia que la sociedad le concede a la educación", ha asegurado. En este sentido, ha recomendado flexibilizar los itinerarios académicos y la oferta educativa "para atraer a más jóvenes", y alabó los esfuerzos realizados durante los últimos años con el refuerzo de la FP y medidas similares.