10 °C
Londres

El desafío de los medios sociales al “anticuado sistema” de las semanas de la moda

|



Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk


¿Se han convertido en un anacronismo la Fashion Week de Londres, Nueva York, Milán y París? La BBC, evidentemente piensa que siguen siendo importantes: dedicó más de la mitad de su prestigioso programa de radio "Hoy" el viernes 15 de septiembre (día de la apertura) al London Fashion Week SS18, que terminó el martes 19 de septiembre. Una de sus principales presentadoras, Mishal Husain, transmitió directamente desde la sede del LFW y destacó las estadísticas del Consejo de Moda Británico (BFC) que muestran que la industria de la moda vale alrededor de £30.000 mil millones para la economía del país y que soporta 880.000 empleos en el Reino Unido.



LFW es así "un acontecimiento global que resalta el estilo británico y las marcas mundiales que eligen exhibir en Londres debido a su reputación de alta creatividad". Sin embargo, la industria se trata sobre todo de "grandes negocios" y por lo tanto está evolucionando rápidamente. Sian Westerman, presidente de negocios e inversiones para el BFC, reconoció a Husain que el comercio electrónico ha causado "una gran revolución de la moda", que ha cambiado dramáticamente las expectativas de los clientes en términos de velocidad, entrega y accesibilidad a la moda. Las "marcas de moda rápida" ahora recurren a las plataformas de medios sociales tanto como a las semanas de moda para una indicación de las últimas tendencias.



Richard Christofoli, Director de Mercadeo para Debenhams, también acepta que es "una situación fluida, dinámica y desafiante" para los minoristas establecidos: los clientes ahora pueden comprar en línea y recogerlo en la tienda, u ojear en la tienda y con su smartphone ordenar lo que decidieron comprar y a quién. Christopher Bailey, ex director ejecutivo de Burberry y actual director creativo, cree que el papel del LFW es de "probar cosas nuevas, experimentar e innovar, asegurarse de que estamos hablando con los consumidores, la prensa y los encargados de compras, empujándonos a nosotros mismos". Está de acuerdo en que el surgimiento de los medios sociales ha resultado en una forma completamente diferente de mirar a todas las industrias, no sólo a la moda y que ha tenido un impacto perturbador en "el calendario bastante rígido de las semanas de moda en todo el mundo".




Esta opinión es compartida por Jo Ellison, editora de moda del Financial Times. Ella señaló a Husain que "la industria de la moda siempre ha sido un medio muy visual, así que para las personas que quieren seguirla y entenderla, Instagram es la plataforma perfecta". Las marcas pueden ahora repartir sus mensajes entre una audiencia internacional a la que previamente no tenían acceso. El público, en lugar de atenerse a la "ordenación" de los editores de moda de periódicos o revistas puede averiguar cosas por sí mismo. Además, las marcas están ofreciendo hoy en día ropa "trans-estacional": los clientes están simplemente "agregando a su vestuario, no hay un cambio abrupto cada temporada, hay mucha más continuidad".




No obstante, como subraya Christopher Bailey, Londres sigue siendo "un centro visionario para las industrias creativas". Esto se debe a que tenemos "las mejores escuelas de arte ingeniosas e inspiradoras del mundo, que atraen a personas que quieren ser educadas en este ambiente y después establecer sus negocios aquí". Bailey argumenta que esto ofrece un enorme potencial post-Brexit para el Reino Unido, que "la imagen británica" resuena globalmente debido a la combinación de los "hermosos, históricos, casi victorianos valores" del país con su cultura, excentricidad, autoexpresión y fuerte estilo callejero", él espera desesperadamente que el actual "clima anti-inmigratorio" no menoscabe la relación abierta con el resto del mundo o inhiba “la colaboración con personas de diferentes culturas que es fundamental para cualquier profesión creativa".



La afirmación de Bailey de que Londres está en una posición ideal para fortalecer su liderazgo en la industria global de la moda está plenamente respaldada por las estadísticas de la BFC: más de 5000 invitados desde 70 países, incluyendo "la prensa internacional, compradores, radiodifusores y conocedores de la moda” concurrieron en el reciente LFW. Hubo 85 desfiles y presentaciones y 33 eventos. Burberry presentó su nueva colección, al igual que VERSUS de Versace, Fashion East y House of Holland. Entre nuevos participantes fueron Tommy Hilfiger (EE.UU.), Nicopanda (EE.UU.), Emporio Armani (Italia) y Ralph & Russo (Reino Unido). También participaron celebres diseñadores británicos tales como Emilia Wickstead, Fyodor Golan, Margaret Howell, Pringles de Escocia y Temperley London – un testimonio, declaro el BFC “de la innovadora e inclusiva industria británica de la moda en exhibición en Londres”.