14 °C
Especiales

Paola Tello será "la embajadora de Colombia" en expedición a la Antártida

|


Arelys Goncalves

Esta joven científica colombiana está contando los días para una de las experiencias más grandiosas de su vida. Paola Tello Guerrero logró una de sus mayores metas, estar entre las 80 profesionales que conforman el proyecto internacional Homeward Bound y que culminará con un viaje a la Antártida el próximo mes de febrero. Se trata de un innovador programa calificado como la expedición científica de mujeres más grande de la historia. Es la primera vez que Suramérica incursiona en esta iniciativa australiana, "La madre tierra necesita a sus hijas", y Colombia cuenta con su primera embajadora.


Homeward Bound es un programa de entrenamiento en liderazgo y estrategia de 12 meses de duración que culmina en el 2018 con una estadía de tres semanas en el continente más austral del planeta. Este proyecto pionero, con alcance global, pretende entrenar a mil mujeres científicas en un lapso de 10 años. La propuesta es incentivar el liderazgo y la toma de decisiones de este nutrido grupo con miras a la producción de políticas ambientalistas favorables al medio ambiente.


Para esta física santandereana, egresada en el 2010 de la Universidad Industrial UIS y radicada en el Reino Unido, la experiencia se ha convertido en un desafío excepcional que ha cambiado su vida por completo. La idea de emplear sus conocimientos en el campo petrolero y gasífero y dar un aporte al medio ambiente le resulta un sueño fascinante que bien vale la pena. La acompañan en esta aventura científica un selecto grupo latinoamericano conformado por la politóloga y ambientalista mexicana Sandra Guzmán, la bióloga venezolana Adriana Humanes y la ecóloga y economista Sandra Velarde.


Con su experiencia profesional y su pasión ilimitada por la física, Paola quiere además contagiar de esa energía entusiasta a las niñas y niños de su país natal e impulsar el amor y el concepto de conservación del planeta en las próximas generaciones. Express News conversó con la talentosa física para conocer los detalles de los preparativos de esta travesía única que la llevará el próximo año hasta donde pocas mujeres han logrado llegar.


¿En qué consiste esta expedición?

Es la expedición más grande de la historia de mujeres científicas y la idea es que nosotras trabajemos para promover iniciativas y programas relacionados con la protección del medio ambiente y motivar a que las nuevas generaciones estudien ciencias y puedan usar ese conocimiento como herramienta para cuidar el planeta. Es un llamado de atención global.


¿Por qué se desarrolla en la Antártida?

Es muy importante que sea allí porque las primeras mujeres empezaron a ir a la Antártida en 1931 y eso fue muy tarde y por muchos años fue vetada la presencia de las mujeres allá.


¿Cómo fue la selección?

Para poder aplicar al programa tienes que enviar tu hoja de vida, hacer un video, enviar unas cartas de recomendación y ellos deciden a partir de esos criterios, quienes son las que van a participar.


¿En qué consiste el entrenamiento?

La preparación es muy fuerte, tenemos unos libros para leer, unos grupos de discusión, temas nuevos semanalmente y cada mes hay una llamada de todo el grupo de mujeres que está liderado desde Australia. Son programas de entrenamiento continuo. No se trata solo de liderazgo y estrategia, sino de problemáticas actuales.




¿Cuánto durará la expedición?

Tres semanas. Se hace en un lugar destinado solamente a la ciencia y la investigación y tiene un tratado que lo defiende así que ningún país es dueño de ese territorio. Es un laboratorio en sí mismo porque todo lo que está pasando en materia de medio ambiente tiene un impacto en esa región. La Antártida reúne todos los océanos y por eso muchos de los fenómenos que tienen que ver con el cambio climático se pueden ver allá.


De acuerdo con tu campo, ¿cuál será tu aporte en este programa?

Creo que el punto clave es que yo soy de la industria del petróleo y del gas y eso inicialmente era para mí como de una doble moral. ¿Cómo va a estar una persona de esta área metida en un proyecto ambiental? Pero realmente no es así. Me parece que las personas que están metidas en las corporaciones son las que pueden hacer los cambios. Se necesitan personas muy buenas adentro, que sepan cómo se están moviendo las cosas y que puedan generar cambios. En mi área de trabajo, la idea es buscar qué está pasando en el sector de la energía de transición y cómo y qué tan rápido lo estamos haciendo.


¿Cómo es el trabajo en equipo dentro del grupo latinoamericano?

Entre todas creamos el proyecto "Defensoras" liderado por la mexicana Sandra Guzmán. Es una iniciativa interesantísimaque busca visibilizar la labor de las mujeres que defienden los derechos humanos y el medio ambiente en Latinoamérica. Hicimos una prueba piloto en la que estaba la costarricense Mónica Araya quien le ha entregado su vida a defender los carros eléctricos. Ella quiere una "Costa Rica Limpia", tiene un compromiso con la sociedad muy grande. Araya fue la primera y única centroamericana de Homeward Bound el año pasado.


El proyecto es de un año, ¿Qué viene después? ¿Regresar a Colombia?

Creo que mi vida personal y profesional ya cambió. Una vez que te abren los ojos ya nadie te los puede cerrar y eso es una cosa que nos cambia a todos. Yo tengo una conexión muy grande con Colombia, mi familia está allá, mi amor está allá, pero creo que en la distancia se pueden hacer muchas cosas y es lo que he vivido acá en Inglaterra. En septiembre voy a estar allá dictando unos talleres para niños que se llama "La Antártida para valientes" y la idea es enamorarlos de la Antártida, especialmente a las niñas, hablarles de la ciencia, motivarlas para que cuiden el planeta así que voy a estar en constante intercambio con Colombia.




¿Cómo hacer para que los niños se apasionen por la ciencia?

Lo primero es mostrarles que es posible, que puedes ser bueno en todo lo que haces. Hay que pensar que somos capaces, que no es un mundo imposible y que si alguien lo hizo yo lo puedo hacer. Lo segundo es algo muy personal y es involucrarlos. Mi papá es carnicero, mi mamá, auxiliar de enfermería, yo estudié en una universidad pública, en un colegio público. No es un asunto de dinero, es querer hacer las cosas y eso es lo que más quiero, poderles hablar su mismo lenguaje. Yo tuve sus ojitos de ilusión.


¿Quién financia el proyecto?

Ese es un punto clave. La organización patrocina el 60% del programa y tenemos ciertos beneficios, pero el 40% restante lo tenemos que buscar nosotras y eso es un reto. Esto es parte del entrenamiento, poder exponerse, hablar de tu país, ser embajadora de Colombia. Yo quiero llevar eso a la expedición y que las empresas que tienen el potencial de ser aliadas de este proyecto y que se identifiquen social y ambientalmente se unan.


¿De qué forma te pueden ayudar?

El primer paso para colaborar con el proyecto es contactarme, sentarnos y hablar. Todo el mundo puede ayudar. Este mes estaré en Bogotá, Medellín y Bucaramanga si alguien quiere conversar sobre este programa.


Para contactar a Paola Tello y apoyarla en su expedición escribir a ptelloguerrero@gmail.com o contactarla a través de las redes sociales: @pateguerrero).