14 °C
Reino Unido

Theresa May, en la mira con visas de estudiantes

|


Por Ulysses Maldonado

Cifras oficiales revelaran que al menos 5.000 por año se quedan después de que expira su visa.


Varios políticos conservadores y de la oposición pidieron a la Primera Ministra que pusiera fin a esta situación con los estudiantes extranjeros, ya que parecía que el gobierno había sobreestimado drásticamente el riesgo de que permanecieran ilegalmente en Gran Bretaña.


Nuevos datos, publicados por la Oficina de Estadísticas Nacionales y basados en controles de salida recientemente creados en las fronteras de Gran Bretaña, mostraron que solo 4.600 excedieron su tiempo de visa el año pasado. 


Mientras que las estimaciones para los años anteriores eran cercanas a 100 mil.


El error de estadísticas de inmigración muestra cuán lejos está la percepción de la verdad.


El líder liberal demócrata, Vince Cable, pidió a la Primera Ministra que se disculpara por la represión del Ministerio del Interior contra estudiantes extranjeros. Cable, que sirvió en el gabinete de David Cameron junto a May, dijo: "Pasamos cinco años tratando de persuadir al Ministerio del Interior de que las cifras que utilizaban como evidencia eran falsas, pero persistieron”.


La Primera Ministra rechazó repetidamente la idea propuesta por los ministros del gabinete, incluyendo a Philip Hammond y Boris Johnson, de excluir a los estudiantes del objetivo de los conservadores de reducir la migración neta a decenas de miles.


Nicky Morgan, que preside el Comité del Tesoro, dijo que los datos sugieren que "las razones dadas para incluir a los estudiantes en los números netos de migración no son realmente verdaderas".


Bob Neill, un parlamentario conservador y ex ministro, dijo: "Creo que hay una creciente conciencia en el partido de que no es realista en contar a los estudiantes porque es bastante claro que la gran mayoría vuelve a casa. Y, en segundo lugar, hay un reconocimiento de que post-Brexit nuestro sector educativo, nuestro sector de educación superior, es un gran punto de venta”.


"En realidad debemos estar atrayendo talento. Muchas de estas personas volverán, pero tienen conexiones con el Reino Unido que funcionan en el interés de nuestro país en términos de intercambio. Es el poder clásico suave".


La líder de los conservadores escoceses, Ruth Davidson, pidió recientemente que el objetivo de la inmigración sea abandonado por completo o al menos que los estudiantes sean retirados de él; Por su parte, el ex canciller George Osborne ha criticado el objetivo como económicamente perjudicial.



Amber Rudd, sucesora de May como Secretaria de la Home Office, anunció una revisión con expertos sobre los beneficios económicos de los estudiantes, que se debe tener en un año, y que muchos diputados conservadores esperan ofrecer apoyo a la primera ministra para cambiar su postura.


Ellos creen que incluir a los estudiantes en el objetivo ha distorsionado las políticas gubernamentales, llevando al Ministerio del Interior a considerar al sector de la educación superior con sospecha, en lugar de dar la bienvenida a su contribución a la economía.


La Secretaria de Educación, Justine Greening, dio la bienvenida a la revisión como un "enfoque sensato" en un tweet y Jo Johnson, el Ministro de Universidades, lo acogió como "buena noticia".