26 °C
Turismo

Descubra la verdadera “Ciudad de los Balnearios”

|



Aguas termales, belleza infinita y el influjo del Danubio, hacen de Hungría un destino exquisito.

Por Lorena Liquete

loliquete@hotmail.com


Hoy viajamos a Hungría un país miembro de la Unión Europea. Su pasado apasionante, conquistado por turcos y austriacos entre otros, bajo el gobierno comunista…ha hecho no solo que la historia de Hungría sea una de las más ricas de Europa, sino que las huellas de tiempos pasados perduran, reflejándose en ciudades llenas de contrastes con la arquitectura más diversa.


Hungría, íntimamente relacionada con el agua, se encuentra surcada por los ríos Danubio, el Tisza y salpicado de termas, contando con el mayor sistema de cuevas de aguas termales del mundo, así como con uno de los lagos de agua dulce más grandes de Europa, el lago Balatón.


Entre las ciudades más importantes y grandes del territorio húngaro se encuentran Debrecen, Miskolc y Szeged. En primer lugar Budapest, la capital del país.


¿Por qué enamorarse de Budapest?

La ciudad de Budapest como tal, así como su nombre, fue el resultado de la unificación en 1873 de las ciudades Buda y Pest con la ciudad Óbuda, las tres ubicadas a orillas del Danubio.



Considerada una de las ciudades más bellas de Europa, Budapest es también conocida como la “Perla del Danubio” o la “Reina del Danubio” Al mismo tiempo, la presencia de termas le han otorgado el nombre de la “Ciudad de los Balnearios”, siendo el Balneario Gellert, el Balneario Szechenyi o el Balneario Rac algunos de los baños termales públicos de la ciudad.



Las dos calles más importantes a destacar de la capital son por un lado Vaci Utca, la calle comercial por excelencia repleta de tiendas, centros comerciales, bares y restaurantes donde el bullicio y el ir y venir de peatones no cesan y por otro lado, la calle Andrassy a lo largo de la que, entre otros lugares a resaltar, se encuentra la plaza Erzsebet, la plaza de los Héroes donde se levantan en todo su esplendor las estatuas de las siete tribus que fundaron el país de Hungría y el Parque de la Ciudad.


En todo recorrido por la capital húngara, es imprescindible sobrevolar el río Danubio a lo largo de Lanchid o lo que es lo mismo el Puente de las Cadenas, el puente más antiguo de la ciudad con más de 150 años en su haber.


No menos imprescindible es admirar el Parlamento de Budapest, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y uno de los más grandes del mundo. De igual manera, la Colina del Castillo de Buda es uno de los rincones más bellos y una de las imágenes por excelencia más conocidas de la capital, aquí se encuentra el mirador Bastión de los Pescadores, donde también reside el Castillo de Buda, conocido como el Palacio Real por ser la antigua residencia de los Reyes húngaros y donde además, se alberga la Biblioteca Nacional, la Galería Nacional, el Museo de Historia y el de Arte Contemporáneo.



Entre la extensa gama arquitectónica, histórica, de bellos lugares para admirar, explorar y visitar en Budapest, también se destacan la Ciudadela de Budapest considerado el punto más alto de la ciudad, la Sinagoga Judía que después de la de Jerusalén es una de las más grandes del mundo, La Basílica de San Esteban y la ciudad romana Aquiccum.


Dónde comer:

…y hablando de apetito, el Mercado Central ha de ser visitado, con una larga historia en su haber, es el lugar idóneo para encontrar los productos húngaros más típicos. También los restaurantes Meza y Fatal son elecciones recomendadas.


Desde Londres:

Alrededor de dos horas y media es la duración del trayecto en avión que separa la capital británica de Budapest, siendo muchas las compañías que operan vuelos diarios. De la misma forma, viajar desde Londres a Budapest en tren también es posible, eso sí, el trayecto es de aproximadamente 1 día, haciendo paradas en París y Munich