9 °C
Londres

Se aplazó examen para conductores de transporte público

|


Un hispanohablante que no sepa escribir en inglés, puede incluso, perder su licencia de conducción.


Por Carolina Montoya

Para los conductores que hacen parte de algún tipo de trasporte público, en empresas como: Uber, Green Tomato Cars, Addison Lee, entre otros, la empresas Transport for London (TfL), realizó algunos cambios regulatorios, los cuales puede generar consecuencias negativas para los hispanohablantes.


Uno de ellos, es el requisito de la lengua inglesa, ya que el 3 de marzo de 2017, el Tribunal Supremo aprobó que debía ser requerido el idioma inglés tanto para los solicitantes de la licencia de conducción nueva o renovada, pues deben demostrar que pueden escuchar, escribir, hablar y leer en inglés.


No obstante, la sentencia del Tribunal Superior ha sido objeto de una apelación por las empresas que ofrecen este servicio, y aunque había sido aplazada has el 30 de septiembre del 2017, se ha prorrogado el plazo hasta el 16 de julio de 2018.


Para poder tener un mayor conocimiento sobre el test que le van a realizar a los conductores, Express News Radio, se comunicó con Álvaro Saldarriaga, quien es colombiano, y se desempeña como conductor de Addison Lee hace 10 años. 


Durante esta entrevista Álvaro dijo que: “Hay conductores que son ingleses, y han llegado a perder el examen, ya que la compresión de lectura es complicada, y debemos tener en cuenta que la escritura inglesa es diferente a la hispana”.


Álvaro se refiere a la escritura, debido a la gran importancia que tiene este examen a la hora de realizar tanto la prueba de compresión lectora, como de redacción, pues en este test deben leer, y responder las preguntas que se les realizan respecto al texto leído previamente; escuchar audios, y responder preguntas sobre el tema que oyeron; redactar un párrafo en el que se relate una historia que debe tener mínimo 90 palabras, y por supuesto, poder tener una conversación en inglés.


Debemos tener en cuenta que este examen puede llegar a ser realmente contraproducente para los hispanos, ya que incluso, según Transport for London, informó que si se hubiera respetado la fecha prevista en septiembre del presente año, alrededor del 30% de las licencias habrían sido suspendidas, porque los conductores no cumplirían los requisitos necesarios.


Por tanto, para muchos conductores de estas empresas no se debería realizar un test de este tipo, pues según Álvaro: 

“Las empresas se oponen a este test en la parte escrita y comprensión de lectura. Es importante que haya una buena comunicación entre el pasajero y el conductor, nosotros necesitamos es hablar con el pasajero, pero nunca vamos a escribir un texto, y menos vamos a necesitar comprensión de lectura, porque de alguna manera nosotros no estamos autorizados a tener temas profundos con los clientes, al menos que ellos nos propongan una conversación”.


También informó sobre el costo que tendrá este examen, pues será de 180 libras esterlinas, sin contar con las 10 libras que cuesta un test que será vendido para que estudien previamente.


Para lograr pasar el examen, requieren de un nivel B1 o superior, emitido por Trinity College London o IELTS (International English Language Test System) que demuestra habilidad en lectura, escritura, habla y escucha.


Aunque también deben tener en cuenta que serán validos otros certificados que confirmen que el nivel de competencia es de B1, o superior.


Álvaro también habló sobre la disminución laboral que han tenido debido a las vacaciones: “Los ingresas han reducido bastante. Ya que las escuelas están en vacaciones, y a pesar que los estudiantes no usan nuestro servicio, los padres sí. Además, nosotros no tenemos un sueldo fijo, pues depende del número de horas, la suerte, el conocimiento del conductor al saber de donde salen los mejores trabajos… Un conductor que trabaje de 10 a 12 horas diarias, mínimo 6 días a la semana, puede estar ganando de 600 a 700 libras esterlinas”.


Por último, planteó el inconveniente que también está teniendo Addison Lee, debido a plataformas tecnológicas que ofrecen este servicio, como lo son Uber, donde afirma que la mayor afectación ha sido en rutas cortas.