10 °C
España

¿“Por qué el “Estado Islámico” atacó Cataluña?

|


Isaac Bigio

Una nueva masacre perpetrada por el Daesh contra civiles inocentes en Barcelona guarda muchas similitudes con lo que antes ha pasado en Londres. Nos interesa analizar las razones por las cuales se ha escogido esa ciudad y este momento para hacer tal matanza.


El jueves 16 a eso de las 5 de la tarde hora local una furgoneta embistió a peatones durante más de medio kilómetro en las Ramblas, una de las calles más populares y turísticas de Barcelona. Hay al menos 13 muertos y decenas de heridos. Poco después la policía informó de dos hechos relacionados con dicho atentado que se han dado en dos pueblos catalanes distantes de Barcelona. Uno fue en la noche anterior murió una persona en una explosión en una casa de Alcanar y otro en la madrugada subsiguiente donde la policía reclama haber abatido a 5 presuntos terroristas en Cambrils.


Atentados en los reinos español y británico

Se trata del peor atentado terrorista que haya sufrido Iberoamérica desde que el 11 de marzo de 1994 fueron detonadas bombas en 4 bombas en Madrid dejando 192 muertos y 2057 heridos. El bombazo de Madrid luego sería imitado el 7 de julio del año siguiente en Londres cuando, nuevamente, 4 trenes o buses fueran bombardeados por suicidas en pleno centro capitalino y a tempranas horas.


Esta vez el atentado de Barcelona fue una copia de los dos que recientemente padeció Londres en el cual una movilidad embistió a peatones en dos importantes vías capitalinas buscando matar la mayor cantidad de civiles.


Los atentados de la década pasada llevaban la metodología de Al Qaeda y se basaban en un alto nivel de logística que incluye la preparación de bombas y la movilización de células. Los de ahora responden al método del Daesh que busca evitar juntar mucha gente y fuertes recursos por miedo a ser detectados por los cada vez más sofisticados servicios de inteligencia, y ansía propinar golpes violentos publicitarios simplemente con el uso de vehículos que atropellen transeúntes.


Apenas se produjo el atentado nos atrevimos a sugerir que el autor de éste era el “Estado islámico” (Daesh), cuando ningún medio se atrevía a decir ello abiertamente. Hicimos ello debido a que la matanza tenía todo el sello de ser hecha por el Daesh, tal como antes se había visto en Francia, Alemania y Reino Unido.


Ahora ya no queda duda de ello pues el “Estado Islámico” ha reclamado que sus perpetradores son “soldados” suyos y también porque los capturados son musulmanes, uno de ellos ha llegado a declarar en las redes sociales que quiere un Estado puramente musulmán sin infieles.


Estrategia del Daesh

La cuestión radica en porqué se ha escogido a Barcelona y en este época.



Lo primero que hay que hacer es pensar con la cabeza fría. A muchos les causa rechazo esta carnicería de inocentes y solo pueden atinar a exclamar que se trata de asesinos insanos o dementes. No obstante, es claro que la matanza de catalanes tiene un objetivo político y es parte de una estrategia y un plan global.


En 1994 Al Qaeda atacó Madrid para afectar las elecciones generales que se iban a dar en los siguientes días, algo que lo logró ayudando a que caiga el gobierno conservador que había co-participado en la invasión anglo-americana a Irak y haciendo que el nuevo mandatario electo, Zapatero, retirase a sus tropas de Irak como una de sus primeras medidas.


Esta vez Daesh quiere obligar a que España retire a sus cientos de efectivos que ha vuelto a mandar a Irak, tras que los conservadores del Partido Popular volvieron al gobierno, y castigar a Madrid por la presencia de casi un millar de militares y policías españoles en el Asia occidental y el África destinados a combatir al yihadismo.


Daesh viene atacando a todas las potencias europeas que tienen efectivos suyos combatiéndoles en Irak o Siria. Y muchas veces escoge el momento preciso. En el caso de los reinos británico y español han optado por hacerlo en coyunturas electorales. Con las masacres del coliseo de Manchester y del puente de Londres Daesh quiso demostrar que la primera ministra conservadora May cuán inefectiva es su seguridad buscando socavar su autoridad, algo que ayudaron a lograr pues ella pudo mantenerse en el gobierno pero a costa de perder su mayoría parlamentaria en las elecciones de junio.


Daesh es un partido que busca participar en elecciones de otras naciones no mediante las urnas pero sino mediante las armas. Esta vez trata de aparecer en el proceso que va hacia el referendo de independencia catalana donde los yihadistas buscan acentuar las divisiones. Ellos quieren demostrar a los catalanes que son y pueden seguir siendo blancos de ataques si siguen teniendo a los populares como su gobierno o si siguen siendo parte de la monarquía española.


Un elemento novedoso es que el ataque catalán indicaría que Daesh estaría preparado para hacer atentados donde sus “soldados” no vayan directamente a inmolarse sino que buscan formas de escaparse para perpetrar otros atentados.


De acuerdo a las autoridades policiales Daesh estaba organizando un equipo de 8 terroristas dispuestos a eectuar otros ataques, incluyendo usando bombas y gases.

Limpiezas étnicas


Es interesante comparar la forma en la cual se diferencian los movimientos de corte socialista que se enfrentaban contra intervenciones militares con los actuales yihadistas. Un ejemplo de ello son los comunistas vietnamitas quienes se concentraron en generar la mayor solidaridad posible dentro de los pueblos norteamericanos y europeos a fin que presionen a que sus respectivas potencias abandonen sus ocupaciones.


Los yihadistas, en cambio, no buscan ganar a la opinión pública local a que simpatice con la causa de los pueblos que vienen siendo bombardeados, sino que requieren generar el mayor terror posible para producir angustia y, además, un rechazo hacia las decenas de millones de musulmanes que hay en Europa promoviendo la islamo-fobia y, con ello, haciendo que radicalicen muchos mahometanos sobre los cuales puedan reclutar nuevos terroristas.


Estos hechos se dan justo cuando se cumple el 70 aniversario de la independencia y división de India y Pakistán, dos de los países más poblados del mundo, cuya escisión produjo la mayor limpieza étnica en el mundo después de la II Guerra Mundial. Más de 15 millones de desplazados fueron el resultado de que los hinduistas y siks que vivían en lo que iban a ser Pakistán fuesen echados y que muchos musulmanes de la India también recibieran el mismo trato. Poblaciones multi­étnicas fueron destrozadas mediante pogromos, quemas y violaciones masivas. Pakistán en 1947 nació como el primer país de esencia musulmana.


Ese es el método del yihadismo: la de promover Estados religiosos en torno a la sharia y la ley sunita donde todos los que profesan otras creencias (inclusive dentro del Islam) sean purgados y perseguidos.


La respuesta de Trump es amenazar con más violencia y recordar lo que sus generales hicieron en Filipinas cuando invadieron esa nación y erradicaron al idioma español. Mientras más intervenciones militares se den en el mundo musulmán mayor serán las reacciones. Basta ver que hasta el 2001 la única nación musulmana que “exportaba” yihadista era Afganistán y ahora hay decenas de focos fundamentalistas armados en decenas de otros países.


Los propios EEUU son quienes inicialmente alentaron la creación de Al Qaeda contra los soviéticos en Afganistán, luego han colaborado con yihadistas contra gobiernos enemigos de Irak, Libia y Siria, y ahora dan armas y apoyo a los sauditas, quienes promueven el fundamentalismo sunitas y guerras como la yemení, como su gran aliado internacional.


Los yihadistas quieren que se elimine la multiculturalidad, las facilidades para inmigrar y las libertades que hay en Occidente y todo trazo de democracia y secularismo en sus regiones.