23 °C
Miscelánea

Pedro Pablo Kuczynski: ''Pensé que se podía hacer más''

|


Al cumplirse el primer año de su gobierno y en el marco del Aniversario Patrio del Perú, su presidente, Pedro Pablo Kuczynski, resume en una oración sus primeros doce meses de trabajo: ''exceso de optimismo'', dijo el economista en tono de autocrítica para un gobierno que empezó confiado, despertó expectativas, pero en el camino perdió el norte y enfrentó graves problemas que para muchos nunca se supieron manejar.


Por César Pastor Gamarra

www.elperuchito.com

El Perú cumplió el 28 de julio 196 años de su independencia y en medio de la algarabía y celebraciones de patriotismo y peruanidad no se puede dejar de analizar las cosas con cabeza fría. Eso sería engañarse. Para la oposición, los analistas y muchos peruanos de a pie el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski ofreció mucho, pero hizo poco. El balance refleja que sin duda alguna ha habido varios errores de gestión y falta de liderazgo. Mucho técnico, pero poca experiencia política en el manejo de las crisis empeorada por una mayoría opositora que desde el principio hizo navegar al Ejecutivo en aguas movidas, así prácticamente lo reconocen PPK y sus ministros, el problema es que ya han habido bajas importantes, el costo ha sido alto y se han desperdiciado doce meses valiosos para el país andino.


Golpes fuertes

¿Al iniciar su mandato Pedro Pablo Kuczynski prometió más de lo que pudo hacer? Parece que la respuesta es sí y la suelta el mismo gobernante al afirmar que se pecó de ''excesivo optimismo''. En su mensaje del 28 de julio del 2016 el economista delineó sus planes en tres objetivos claros: luchar contra la corrupción, reducir la delincuencia y combatir la pobreza. Un año después, más de la mitad de los peruanos creen que no hay mejoras significativas en ninguno de los tres frentes, y así lo refieren las diversas encuestas de popularidad presidencial que por estos días se hacen. Casi un 50% de la población piensa que poco o nada se ha hecho para cumplir los objetivos trazados y solo un 14% considera que algo se ha avanzado en seguridad ciudadana, en contraste, lo que más se recuerda, critica y condena son otros hechos que hicieron tambalear al partido de gobierno Peruanos por el Kambio. Duros golpes que cobraron víctimas mortales, en el caso de los desastres naturales, y provocaron la salida de hasta cuatro ministros en el plano político.


La censura por parte de la oposición de dos miembros de su gabinete, el grave caso del aeropuerto de Chincheros y el desastre natural del niño costero fueron tempestades que el Gobierno no pudo capear. La excepción fue el desastre climático, un factor externo, que a pesar de las muchas vidas que cobró y millonarias pérdidas, sí acercó al gobierno otra vez con el pueblo. En esos días se vio a todo el equipo de gobierno trabajando en medio de la tragedia, si bien no se hicieron obras de prevención para este tipo de desastres, una vez desatada la desgracia sí se sintió la presencia del Ejecutivo, el resultado fue una ligera alza en las encuestas de aprobación al Gobierno y su presidente, la mejoría fue en un momento oportuno, un respiro para el presidente, un nuevo aire que todos pensaron se podría aprovechar mejor.


Los números de PPK

Según una encuesta publicada en agosto de 2016 por la encuestadora CPI, Pedro Pablo Kuczynski empezó su mandato con un 70,4 % de aprobación y Martín Vizcarra y Mercedez Aráoz, primer y segundo vice presidente del Perú, respectivamente, pasaban el margen del 50% de aceptación. Eran días de esperanza y pese a la victoria ajustada que lo llevó a la presidencia del país, la gente estaba esperanzada porque vio en PPK un cambio, un presidente que empezaba a caer simpático e iniciaba el gobierno lleno de energía, la misma que transmitió a todo su gabinete en pleno cuando en un hecho sin precedentes, en su primer de día luego de ocupado el cargo, todos salieron al patio de Palacio de Gobierno a realizar una sesión matinal de ejercicios aeróbicos ante la sorprendida mirada de todos los transeúntes. 


Así empezó PPK, y así intentó mantenerse para cumplir las reformas que prometió en su optimista discurso de inauguración de gobierno, todo bien, hasta que en octubre del año pasado empezó la primera crisis de su mandato cuando se descubrieron unos audios en los cuales uno de sus principales asesores negociaba con la salud pública para obtener beneficios económicos, finalmente, el médico Carlos Moreno fue removido de su cargo.


Kuczynski Godard ha dicho en todo momento que no se esperaban los problemas originados por factores externos y que eso frenó el crecimiento económico que era muy auspicioso, así lo ratifico hace una semana en su esperado Mensaje a la Nación al considerar que el caso de mega corrupción Lava Jato y el fenómeno del niño costero fueron los más graves problemas que tuvo que afrontar en un muy estrecho periodo de tiempo y eso le restó al Perú el 2% de su producto bruto interno. Como ya se sabe, las terribles lluvias que azotaron en marzo el norte del país andino dejaron más de 100 muertos, 170 mil damnificados y más de un millón de afectados, por su parte, la corrupción internacional de Lava Jato detuvo obras millonarias originando la cancelación de contratos y pérdidas al país. En el recuento de los daños, la economía peruana proyectada como la más fuerte y de mayor crecimiento en Latinoamérica con un 4%, cerrará el año con algo menos del 3% anual.


Durmiendo con el enemigo

Desde el principio se sabía que el Ejecutivo no la iba a tener fácil con una oposición fujimorista mayoritaria y muy ávida de encontrar errores, entonces, PPK debió tener más muñeca, más manejo político para conciliar con una oposición férrea , pero a la vez, mostrar más liderazgo y firmeza la hora de tomar decisiones. La opinión de sus detractores y gran parte de la ciudadanía es que ellos se lo pusieron muy fácil a los de Fuerza Popular, se ''regalaron'' como se dice en el argot criollo peruano. Un gobierno de vaivenes, lanzando anuncios para después retractarse, dando marcha hacia adelante y luego hacia atrás no brinda muestras de seriedad y eso no se puede hacer en un caso tan delicado como el del posible indulto del ex presidente Alberto Fujimori, líder histórico actualmente en prisión y fundador del fujimorismo el partido que tiene 71 escaños en el Congreso, el enemigo en casa que ya le ha censurado dos ministros, además de la renuncia como Ministro de Transporte de Martín Vizcarra, por las adendas del Aeropuerto de Chincheros y la pérdida de su titular de Defensa Mariano Gonzáles, acusado de colocar a su pareja sentimental en el cargo de asesora de su despacho. Cuatro pesos pesados de su gobierno que se tuvieron que ir por estos hechos, cuatro bajas que empezaron a originar la desconfianza de un pueblo que además le reclama constantemente por uno de los principales azotes en el Perú: la inseguridad ciudadana, aunque el Ejecutivo diga lo contrario y el propio presidente haya destacado algunos avances, lo cierto es que casi existe un consenso en la población respecto a que muy poco o nada se ha hecho en el Perú para combatir ese flagelo.


Mensaje a la Nación

En su discurso con el que inauguró su segundo año de mandato el presidente peruano sí ha reconocido que al iniciar su gobierno pecó de optimista y pidió disculpas por ''subestimar el esfuerzo de la recuperación económica''. En su esperado mensaje de Fiestas Patrias, Kuczynski hizo más promesas, propuso más reformas y anunció seis proyectos de ley orientados a la reactivación económica, crecimiento con modernidad y orden del transporte. También hizo autocrítica y destacó los logros de su primer año como el destrabe de dos mega proyectos beneficios para el país como son la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez y la construcción de la línea 2 del Metro de Lima. Asimismo, destacó los pasos dados en simplificación administrativa y aumento de sueldo a profesores, entre otros. Pedro Pablo Kuczynski volvió a decir sentirse muy optimista, especialmente, luego de una segunda reunión con la lideresa de la oposición Keiko Fujimori, encuentro al cual días antes califico de ''tono muy positivo y conciliador''. Inmediatamente terminado su Mensaje a la Nación el presidente peruano fue criticado duramente por Fuerza Popular, ''el mensaje fue lamentable, decepcionante y frustrante´´, dijeron tres de las principales voces de la oposición fujimorista.