3 °C
Londres

Padres de Jessica Urbano: "No descansaremos hasta hacer justicia por ella y por las otras vidas perdidas"

|


Arelys Goncalves

  


La niña de 12 años y de origen colombiano que llegó a convertirse en el símbolo de la tragedia de la torre Grenfell, el pasado 14 de junio, fue identificada el pasado lunes como una de las 80 víctimas del incendio. La torre de 24 pisos, ubicada al oeste de Londres, se incendió poco después de la media noche y pese a la rápida acción de los bomberos, las llamas se propagaron en pocos minutos, dejando atrapadas a decenas de familias en el interior de la edificación.


Los padres de Jessica expresaron su devastación y tristeza tras conocer la noticia. Aunque no han querido ofrecer declaraciones a los medios de la comunidad, la Policía Metropolitana confirmó la información y difundió a través de su página web un comunicado emitido por la familia Urbano a la opinión pública.


Ramiro Urbano y Adriana Ramírez, padres de la niña, vivían en el piso 20 del edificio y por diversas circunstancias no pudieron rescatar a su hija que se quedó atrapada en los pisos superiores de la torre.


Ramiro Urbano había llegado a Londres desde Cali hace varias décadas y la familia se había establecido en el edificio Grenfell varios años atrás. Recientemente la niña había comenzado a estudiar en una escuela en las cercanías del edificio. Tras conocerse la noticia, varios homenajes se realizaron en días pasados en memoria de las víctimas, luego de la actualización de la identidad de los fallecidos realizada por los cuerpos policiales.




Declaración emitida en nombre de la familia de Jessica Urbano Ramírez y divulgada por la Policía Metropolitana:


"Hemos recibido probablemente las noticia más difícil que cualquier padre haya tenido que soportar. En las últimas semanas hemos estado en un estado de confusión y en el limbo. Ahora que ella ha sido identificada formalmente, nos sentimos totalmente devastados.



Nada nos devolverá a nuestra niña, y estamos molestos de que esto le haya podido suceder a nuestro pequeño ángel. 


No descansaremos hasta que logremos hacer justicia por ella y por las tantas otras vidas perdidas como resultado de este crimen. Sólo sentiremos que se ha hecho justicia cuando se impongan los cargos más altos posibles a los individuos culpables. Confiamos esta tarea a las autoridades con la esperanza de que no nos decepcionen.



Nuestra niña era cariñosa, bondadosa y atenta. Ella trajo la alegría a todos los que la conocieron y su risa era contagiosa. Jessica dejará un legado duradero en los corazones de su familia y amigos y las muchas personas que no la conocieron personalmente pero que la conocen desde esa noche del 14 de junio. Su luz brillará e iluminará nuestros caminos individuales, mientras comenzamos a avanzar para llegar a un acuerdo con nuestra pérdida y desamor.



"Nos gustaría agradecer a todos desde el fondo de nuestros corazones por su apoyo durante este momento tan difícil. 

Hemos sacado fuerzas de los pensamientos y las oraciones de todos. Seguimos orando por las familias que han sido afectadas de manera similar y estamos con ustedes y ustedes se han mantenido con nosotros. Dios los bendiga".