16 °C
Especiales

Qué hacer con su mascota cuando va de vacaciones

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk


Según la Asociación de Agencias de Viajes Británicos (ABTA) - citado en The Guardian el 22 de julio - un récord de 2,4 millones de turistas británicos irán al extranjero este año.


Se estima que durante el fin de semana del 21 al 23 de julio, más de 500.000 pasajeros despegaron del aeropuerto de Heathrow, 335.000 de Gatwick y 136.000 de Stansted.


Todos ellos van a disfrutar sus vacaciones de verano, pero ¿qué ocurrirá con las mascotas que muchos de ellos dejan?


El sitio web Statista.com ha calculado que hay 54 millones de mascotas en el Reino Unido: los perros son los más populares con el 24%, seguidos por los gatos (17%), peces en tanques interiores (5%), conejos (2%), reptiles 1.5% y hámsteres (1,4%). La mayoría de los propietarios de perros tienden a dejar su animal con amigos o familiares o (si viajan en coche) llevarlos con ellos. Pero esto no es una opción generalmente disponible para los propietarios de gatos; 54% piden a sus vecinos pasar por su casa para alimentar a su mascota y el 16% de ellos los dejan en un albergue para gatos.



Muchos propietarios se sienten culpables por aparentemente 'abandonar' sus animales. Este dilema fue ilustrado en un artículo en el Daily Mail de la columnista Caroline McGuire titulado "Llévame Contigo!”, que fue acompañado por fotos de perros y gatos mirando angustiados mientras sus dueños empacaban sus equipajes. La editora de asuntos científicos para el Daily Telegraph, Sarah Knapton, sin embargo, parece considerar esto como algo exagerado. Ella ha notado que una investigación realizada por la Universidad de Lincoln ha concluido que "los gatos, a diferencia de los perros, no necesitan sentirse protegidos por los seres humanos, prefiriendo cuidarse a sí mismos".



Además, y especialmente relevante en el contexto de vacaciones de verano, "aunque los propietarios podrían preocuparse de que su mascota los extrañara, en realidad los gatos no exhiben ningún signo de ansiedad de separación". Como consuelo para los desesperados dueños de gatos por su "autónomo huésped”, Knapton también destacó el criterio de los expertos en el comportamiento de los animales de que "si un gato permanece, muestra que realmente quiere estar allí".



Un informe en el Guardian sobre "traductores de mascotas" por los periodistas de Sarah Butler y Hannah Devlin el 22 de julio citó al autor de "Aprender el lenguaje de los animales", Con Slobodchikoff, profesor emérito del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad del Norte de Arizona. Según él, muchas personas amarían profundamente descubrir lo que su perro o gato está tratando de comunicar. Aunque, él sospecha que muchas veces el gato sólo querría decir "Oye tonto, aliméntame y déjame en paz". Christopher Hitchens, periodista y autor literario estadounidense de origen inglés, fue igualmente escéptico acerca de las actitudes de los felinos, señalando que "Si usted proporciona comida, agua, abrigo y afecto a los perros, ellos pensarán que usted es un dios. Si hace lo mismo con los gatos, estos sacaran la conclusión de que son ellos son los dioses".



Entretanto, si los dueños de gatos no quieren molestar a sus vecinos, ¿cuál es la solución? El sitio web "Home Loving Cats" categóricamente afirma que "la mayoría de los gatos de verdad odian estos albergues" y que cuando “por la fuerza son apartados de su territorio, a menudo se vuelven estresados, infelices, dejan de comer y son totalmente incapaces de adaptarse a su nuevo entorno". No obstante, si un dueño de gato no tiene absolutamente otra alternativa, debe ser "extremadamente cuidadoso y diligente al escoger con quien y donde lo dejará".



David Fellingham, el gerente del albergue de gatos de West Wimbledon, ha estado manejando su negocio, autorizado por el ayuntamiento de Merton, durante casi 25 años. Él trabaja desde las 7:00am hasta las 8:00pm, siete días a la semana atendiendo alrededor de 24 gatos en el sitio y otros seis viviendo con familias en el área. Dice que no hay fluctuaciones estacionales, que está ocupado durante todo el año. Algunos gatos se quedan con él por sólo un par de semanas, otros por mucho más tiempo, como dos años en el caso de un gato de América. Él cobra £13 por día por un gato y £17 por día por dos, solamente si pertenecen al mismo hogar.



La Ley Sobre Establecimientos de Alojamiento de Animales de 1963 requiere que cualquier persona que dirige perreras o un albergue para gatos obtenga una licencia de su autoridad local, donde especificará el número de animales que pueden ser acomodados. Como la Asociación de Entusiastas de Gatos (CFA) ha enfatizado, las instalaciones deben cumplir con las normas de estándares exigidos: El recinto, por ejemplo, debe "proporcionar suficiente espacio para permitir que cada gato puede girar fácilmente de pie, sentarse y acostarse en una posición cómoda". Asimismo, el lugar debe conservarse en buen estado, seco y limpio, para proteger a los gatos, contenerlos y mantener fuera a otros animales.



Hay una variación considerable en los precios, dependiendo del alojamiento: Silverdale Kennels en Feltham cobra £11.83 + IVA por gato y £20.66 + IVA si son dos; "Los Bigotes de Gato”, en los confines entre Middlesex y Surrey, £15 por día por uno, £20 por día para dos. En cambio, una suite en el Ala Oeste de la Pawchester, "un lujoso hotel de cinco estrellas para gatos" en Fulham SW6, cuesta un mínimo de £45 por noche. También cuenta con dos bungalows (£30 por noche) y diez suites de gran altura (£25 por noche): "Música clásica relajante se transmite a lo largo del piso, se ofrece comida de calidad suprema a todos los huéspedes y hay 'Gatos TV' en cada habitación". Para cualquier persona interesada, el Pawchester ahora está a la venta.