3 °C
América Latina

La oposición estima “gran éxito” del plebiscito, mientras Maduro lo declara ilegal

|



Por Carmen Chamorro García

La representación del cuerpo diplomático del gobierno de Nicolás Maduro en la capital española informó a esta corresponsal que ha sido evidente el desconocimiento al Estado, al pretender que los grupos opositores en todo el mundo hayan hecho una “consulta”, violentando el ordenamiento jurídico, a espaldas del Poder Electoral (que incluso organiza las primarias de los partidos de oposición), y el engaño a la opinión pública, cuando se le intenta hacer creer que una consulta que busque una amplia participación puede organizarse en tan pocos días y con una cantidad tan ínfima de puntos de votación (1.700 vs los 14.500 oficiales del CNE). Según estas mismas fuentes, sólo han permitido que participaran un pequeño porcentaje de personas y sin ningún control.


El diputado de Voluntad Popular, Freddy Guevara, dijo que el 16 de julio comenzaría la “hora cero”. Guevara explicó que esto se refería a la intensificación de todos los métodos de protesta.


La embajada de la República Bolivariana pone de manifiesto que queda claro que el objetivo de la oposición con este pseudo “plebiscito” es proyectar, con ayuda de los grandes medios de comunicación y los gobiernos de derecha que le apoyan, una legitimidad popular de la que carecen, para la creación de un “gobierno de transición”, cuyo apoyo internacional intentan justificar.


Vocablos como “Violencia y terrorismo” de la oposición con apoyo internacional es lo que justifica el plebiscito, ha sido constantes en las diferentes intervenciones que los diplomáticos han celebrado en Madrid, aludiendo que en los últimos 100 días, han fallecido más de 100 personas por el uso de la violencia y el odio, con fines políticos por parte de la 

oposición. Incluso, han sido linchadas y quemadas vivas personas por “parecer chavistas”.


Según la representación gubernamental de Maduro, el apoyo internacional con que cuentan estos grupos, les sirve para “normalizar” la violencia como un acto legítimo en sectores minoritarios de la población. (Según sus encuestas, 85% de la población no está dispuesta a participar en “guarimbas”, y 56% poco o nada a participar en movilizaciones opositoras).


Se intenta promover la falsa idea de que las víctimas son por la “represión” del gobierno. Los cuerpos de seguridad han actuado para contener y neutralizar acciones de violencia y terrorismo. Tienen la directriz de utilizar para la disuasión y dispersión únicamente lacrimógenas y agua, siendo sancionados con todo el peso de la Ley aquellos funcionarios que han incumplido este protocolo.


Los datos que arroja el cuerpo diplomático acreditado destacan que al menos 22 eran las personas que transitaban cerca de las manifestaciones, pero que no participaban en ellas; 15 fallecieron en saqueos promovidos por la oposición en el marco de las movilizaciones; 14 murieron por barricadas colocadas por la oposición; 3 personas que estaban realizando barricadas perdieron su vida por atropellamiento; 4 personas fallecieron linchadas por ser o parecer chavistas; 7 eran efectivos de los cuerpos de seguridad; 9 personas murieron como consecuencia del uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad asignados para el control.


Por último, estiman importante destacan que el pasado 27 de junio se realizaron ataques armados de carácter terrorista, desde un helicóptero, contra las sedes de instituciones públicas en la capital.