13 °C
Mundo

La OMS actualiza la Lista de Medicamentos Esenciales

|


Redacción


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ajustado la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales de este año. Entre las nuevas recomendaciones aparece qué antibióticos se pueden utilizar contra las infecciones comunes y cuáles se deben reservar para los casos más graves. Igualmente ha añadido medicamentos contra la infección por el VIH, la hepatitis C, la tuberculosis y la leucemia.



30 nuevos medicamentos para adultos y 25 para niños están incluidos dentro de las nuevas indicaciones, lo que suma un total de 433 medicamentos considerados como esenciales para responder a las necesidades más importantes de salud pública. Son varios los países que utilizan la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales con el fin de incrementar el acceso a los medicamentos y orientar sus decisiones sobre los productos cuya disponibilidad deben garantizar.



“La seguridad y eficacia de los medicamentos son aspectos esenciales de cualquier sistema de salud”, indicó la Dra. Marie-Paule Kieny, Subdirectora General de la OMS para Sistemas y Servicios de Salud. “Velar por que todas las personas puedan acceder a los medicamentos que necesitan, cuando y donde los necesiten, es esencial para que los países avancen hacia el logro de la cobertura sanitaria universal”.



En esta nueva recomendación, los expertos de la OMS han agrupado los antibióticos en tres categorías: Acceso, Precaución y Último Recurso. Asimismo formularon recomendaciones sobre cuándo se debería utilizar cada categoría.


Según la organización “las nuevas categorías se aplican solo a los antibióticos utilizados para tratar 21 de las infecciones generales más comunes. Si el método resulta eficaz, en futuras versiones de la Lista su uso podría ampliarse a medicamentos destinados a tratar otras infecciones”.



Este ajuste se realiza con el fin de garantizar que los antibióticos estén disponibles cuando se necesiten y que se receten los adecuados para las infecciones apropiadas. El cambio debería mejorar los resultados terapéuticos, reducir el desarrollo de bacterias farmacorresistentes y preservar la eficacia de los antibióticos de “último recurso” que son necesarios cuando los demás fallan.



Todo esto también hace parte del Plan de acción mundial de la OMS que trata sobre la resistencia a los antimicrobianos, que busca luchar contra el desarrollo de farmacorresistencia velando por el uso óptimo de los antibióticos.



Otra de las recomendaciones de la OMS hace referencia a los antibióticos incluidos en el grupo Acceso, los cuales deben estar siempre disponibles para tratar un amplio abanico de infecciones comunes. Incluye, por ejemplo, la amoxicilina, que es un antibiótico ampliamente utilizado para tratar infecciones como la neumonía.



Los antibióticos recomendados como tratamientos de primera o segunda elección para un pequeño número de infecciones, figuran en el grupo Precaución. En este caso convendría reducir considerablemente el uso del ciprofloxacino para tratar la cistitis (un tipo de infección de las vías urinarias) y las infecciones de las vías respiratorias superiores (como la sinusitis y la bronquitis bacterianas) para evitar que se desarrolle una mayor resistencia a este fármaco.



En el grupo Último Recurso se incluyen antibióticos como la colistina y algunas cefalosporinas que deberían considerarse opciones de último recurso y utilizarse únicamente en los casos más graves, cuando las demás alternativas no hayan funcionado, por ejemplo para infecciones potencialmente letales causadas por bacterias multirresistentes.



A la lista de medicamentos para adultos y 12 a la lista de medicamentos de uso pediátrico, los expertos añadieron 10 antibióticos.



“El aumento de la resistencia a los antibióticos se debe al modo en que utilizamos y abusamos de estos medicamentos”, señaló la Dra. Suzanne Hill, Directora de Medicamentos y Productos Sanitarios Esenciales. “La nueva lista de la OMS debería permitir a los encargados de la planificación del sistema de salud y a los prescriptores de medicamentos velar por que las personas que necesiten antibióticos tengan acceso a ellos y reciban el antibiótico apropiado, de manera que el problema de la resistencia no se agrave”.



Los siguientes medicamentos también fueron añadidos a la Lista:


  • dos medicamentos contra el cáncer de boca (dasatinib y nilotinib) para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica, que se ha vuelto resistente al tratamiento de referencia. En los ensayos clínicos, uno de cada dos pacientes que tomó estos medicamentos experimentó una remisión total y duradera de la enfermedad;
  • la asociación de sofosbuvir y velpatasvir como primera combinación terapéutica para los seis tipos de hepatitis C (la OMS está actualizando sus recomendaciones en materia de tratamiento contra la hepatitis C);
  • dolutegravir para el tratamiento de la infección por el VIH, en respuesta a la evidencia más reciente que atestigua la inocuidad y eficacia del medicamento y su alta barrera de protección contra la resistencia;
  • profilaxis previa a la exposición con tenofovir, solo o en combinación con emtricitabina o lamivudina, para prevenir la infección por el VIH;
  • delamanid para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente en niños y adolescentes y clofazimina para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente en niños y adultos;
  • combinaciones de dosis fija de isoniazida, rifampicina, etambutol y pirazinamida adaptadas a los niños, para el tratamiento de la tuberculosis pediátrica;
  • parches transdérmicos de fentanilo y metadona para el alivio del dolor en enfermos de cáncer, con el fin de aumentar el acceso a medicamentos para cuidados terminales.