- °C
Especiales

IRMO y los niños no escolarizados

|


Desde 2013, el Proyecto Familia de IRMO ha ayudado a más de 90 niños en edad escolar a acceder a la escuela en Lambeth. Habitualmente, los niños esperan un promedio de 18,5 semanas para la asignación de una plaza escolar (lo que supone casi la mitad de un año lectivo). A pesar de que las solicitudes de la escuela deben ser procesadas en 21 días hábiles, el 54% de los niños pierden más de un ciclo mientras esperan un lugar.



De conformidad con los artículos 13 y 14 de la Ley de Educación de 1996, las autoridades locales tienen el deber de proporcionar una educación adecuada a tiempo completo para todos los niños de edad escolar residentes en sus distritos. 


Sin embargo, IRMO atiende cada año a cientos de familias que se enfrentan a dificultades para acceder a servicios y 

educación formal para sus hijos.



Hay una serie de problemas que pueden retrasar el acceso a la educación. Uno de ellos es la limitación en el conocimiento del idioma inglés, pero también destacan la falta de conocimiento de los sistemas de educación y admisión del Reino Unido, y las dificultades para obtener los documentos requeridos. Casi la mitad de los beneficiarios de IRMO no tienen un contrato de arrendamiento. A menudo viven en condiciones de hacinamiento en casas de ocupación múltiple, y muchos no pagan las facturas directamente. Y - a diferencia de lo que suele decirse - la mayoría de ellos no se acoge a beneficios. Ambos comprobantes son los que se utilizan comúnmente como probatorios del domicilio. Algunos equipos de admisión, aunque no todos, están preparados para aceptar declaraciones juradas, pero los padres deben pagar por ellas.



Basándose en la experiencia del Proyecto de Familia, IRMO ha recogido y presentado una serie de recomendaciones para evitar estas dificultades, entre ellas que los equipos de admisiones para escolarización sean más flexibles con los documentos que aceptados como prueba de domicilio y que los padres solo tendrán que solicitar una plaza escolar en su municipio. En el caso de que no haya lugar en las escuelas seleccionadas, la autoridad local debería ofrecer una escuela alternativa. Las familias también deben ser referidas a organizaciones como IRMO, para acceder con más rapidez a los servicios.



En edad escolar, un año sin clases puede ser demasiado tiempo. Mientras que los niños están fuera de la escuela pierden el ritmo del aprendizaje, su inglés no mejora, y su autoestima se deteriora. Los niños en edad de estudiar secundaria, en particular, tienen menos posibilidades de entrar a la escuela y corren mayor riesgo de sufrir un menor rendimiento en la educación, lo que tendrá consecuencias para el resto de sus vidas. El Proyecto Familia de IRMO trata de mejorar esto con clases de inglés, actividades lúdico-educativas y el club de tareas; priorizando las plazas disponibles en ellas para los niños que están fuera de la escuela.



Quienes deseen más información sobre el apoyo que IRMO ofrece a familias recién llegadas de América Latina y de habla hispana y portuguesa, puede comunicarse directamente con familyproject@irmo.org.uk