15 °C
Mundo

Así gastan los hogares españoles en alimentación

|


Enviado por José Antonio Sierra

La alimentación ocupa un destacado lugar en la economía familiar. Uno de cada seis euros del presupuesto doméstico se destina a la compra de productos alimenticios. En concreto, según la Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España cada hogar desembolsó en un año una media de 27.420 euros para cubrir los diferentes gastos domésticos (vivienda, electricidad, salud, alimentación, transporte, enseñanza, comunicaciones, etc.). Nada menos que el 15% de ese dinero lo destinaron a sufragar la alimentación y las bebidas no alcohólicas. Es la segunda partida más importante por detrás de la de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles; que supone el 32% del presupuesto familiar (8.710 euros).


EROSKI CONSUMER ha querido investigar a fondo cuánto gastan las familias españolas en alimentación, cómo ha evolucionado ese gasto desde 2011 (fecha en la que esta revista realizó el último análisis sobre este tema) y la relación del gasto medio con el precio por kilo de ciertos alimentos. Además, se estudió la estructura de gasto en 17 comunidades autónomas.


Inversión en alimentación

Cada hogar desembolsó una media de 4.125 euros en comida y bebidas no alcohólicas durante un año como el 2015. En 4 años, este presupuesto ha disminuido un 0,6%, manteniendo la tendencia que venía dándose desde 2006 (último año analizado en el anterior estudio elaborado por esta revista). Sin embargo, si se tiene en cuenta la evolución anual, se puede observar que entre 2014 y 2015 se rompió esa tendencia negativa, ya que en esos últimos 12 meses el gasto medio en alimentación aumentó un 2,4%.


Carne, pan y cereales, la mayor inversión

La carne es el producto estrella para los hogares españoles, ya que le dedican la mayor proporción del presupuesto doméstico. Supone el 24% del gasto medio por hogar en alimentación, un total de 974 euros. Después, la segunda partida más importante es el pan y los cereales: las familias españolas desembolsan un 15% del presupuesto doméstico, un total de 623 euros.


El resto de grupos de alimentos se distribuyen de la siguiente forma: entre el 12% y el 10% del presupuesto va a parar a la leche, el queso y los huevos; al pescado; las frutas; y a las hortalizas. Y entre el 4% y el 5% a las aguas minerales, las bebidas refrescantes y los zumos; el azúcar, las confituras, la miel, el chocolate, la confitería y los helados; y otros productos alimenticios (como salsas, especias, alimentos para bebés, productos dietéticos, etc.).

Por último, las familias españolas invierten tan solo un 2% en aceites y grasas; y en café, té y cacao. En concreto, 106 euros al primer grupo de alimentos y 92 euros al segundo.


Evolución dispar

En 4 años, casi la mitad de los grupos de alimentos estudiados sufrieron un descenso en la inversión familiar, mientras que el resto aumentaron a diferentes ritmos. Así, las aguas minerales, las bebidas refrescantes y los zumos cayeron un 7%; al igual que el pan y los cereales; y la leche, el queso y los huevos, que lo hicieron en torno al 4%.


Sin embargo, los grupos de alimentos que más ascendieron en gasto medio por hogar fueron el café, el té y el cacao (un 15% más); y los aceites y las grasas (un 10%). Y hay que tener en cuenta que se trata de los dos tipos de alimentos en los que las familias españolas invierten menos dinero.


Precios

En todas estas fluctuaciones del gasto medio por hogar, también afecta el precio de los alimentos. Como ya se ha mencionado, el tipo de carne que supone un mayor desembolso es la charcutería y cuesta 10 euros el kilo. Después se invierte especialmente en carne de ave, de bovino y de porcino. El kilo de la primera supone la mitad que el de la charcutería (5 euros el kilo) y también la de porcino (6 euros el kilo), pero la de bovino son 11 euros el kilo (la más onerosa). Por último, las carnes preparadas y otros productos con carne cuestan 7 euros el kilo.


En cuanto al pan, las familias tienen que pagar casi 3 euros por kilo de este producto, pero destinan un 72% más dinero a otros productos de panadería como las galletas o los bizcochos (4,5 euros el kilo).


Por último, el café cuesta 11 euros el kilo (en 4 años ha amentado ese precio nada menos que un 25%), mientras que por el aceite de oliva los hogares españoles pagan 3,5 euros el kilo (en 4 años también ese precio se ha incrementado un 37%).


*Fuente revista.consumer.es