17 °C
América Latina

Trafalgar Square viste el tricolor venezolano en rechazo a la represión

|




*Desde abril, miles se han unido a las protestas de calle en Venezuela para denunciar la severa crisis que enfrenta el país

*Tras las protestas, se han registrado 72 fallecidos y más de 3 mil heridos

* El conflicto se ha recrudecido luego de la convocatoria del Gobierno nacional de formar una Asamblea Constituyente


Texto y Fotos Por Arelys Goncalves

Bajo el grito: "¡No están solos!", este sábado 10 de junio los venezolanos salieron nuevamente a las calles de Londres en apoyo a sus compatriotas y en rechazo a la violenta represión de los cuerpos de seguridad en el país suramericano. La plaza Trafalgar, en el centro de la capital británica, fue el escenario en el que se realizó esta protesta informativa para divulgar la situación que enfrenta Venezuela. Desde el mes de abril, un importante sector de la población ha protagonizado diferentes protestas en contra del Gobierno nacional.


La severa crisis económica y humanitaria, el rechazo a las sentencias del Tribunal Supremo y el llamado a la conformación de la Asamblea Constituyente son algunas de las razones por las que todavía se mantienen las manifestaciones. Desde que se iniciaron las protestas, 72 personas han fallecido y unas 3 mil han resultado heridas, además de 3 mil detenciones que se han realizado en todo el país.


Apoyo desde el exterior

Según los organizadores de la convocatoria en Trafalgar Square, es necesario continuar con la presión internacional y seguir demostrando que los venezolanos y las comunidades amigas que están fuera son parte de la lucha. Desde aquí "seguimos mostrando las violaciones de los derechos humanos y los grandes abusos que este régimen está cometiendo contra nuestra nación", dijo Lizbeth, una de las promotoras de la concentración.


Esta venezolana, radicada en Brighton, explicó a Express News que parte del objetivo de la protesta fue recordar a la comunidad londinense que en su país natal existe un régimen totalitario y que las protestas en la calle son una muestra más del descontento. Parte de las peticiones esgrimidas por millones de venezolanos son "que el régimen permita que se abra un canal humanitario para que entren medicinas y alimentos al país, sobre todo para los más necesitados, que se liberen los prisioneros políticos, que se lleven a cabo elecciones generales libres, justas y transparentes y que haya respeto al rol de los poderes establecidos", explicó Lizbeth, quien además destacó que el llamado a una Constituyente -propuesta por el presidente Nicolás Maduro- es un fraude que se intenta imponer al no convocar a un referendo consultivo para saber si el soberano está de acuerdo.



Como una venezolana más que rechaza la violencia y conoce de cerca el sufrimiento de sus compatriotas, Lizbeth pidió al mandatario que reflexione sobre su rol: "ya demostró que no tiene las intenciones ni las competencias para rescatar al país de la crisis profunda en la que se encuentra y sería mucho más patriótico y más generoso en este momento apartarse y dejar que otras personas puedan asumir esa responsabilidad", apuntó.


Por su parte, Veruska, otra de las organizadoras de la convocatoria del pasado sábado, indicó que desde el exterior también se puede ofrecer apoyo a quienes están en el país sufriendo la crisis y la represión por parte del Gobierno. "Desde aquí podemos ayudar. Tenemos que contactar a nuestros MPs, enviarles cartas para que se discuta la situación de nuestro país en el Parlamento. Nos podemos organizar con otras personas y contactar a las ONGs internacionales de defensa de derechos humanos. El trabajo es constante y como hermanos tenemos que unirnos por esta lucha", señaló.


Así como a miles de venezolanos, a Veruska le ha tocado enviar medicinas y comida a sus familiares. Tal como describió, el deterioro del país ha sido dramático, así como el daño a la sociedad. "El Gobierno ha sembrado mucho odio y rencor entre los venezolanos". En lo personal, ha visto el desgaste de sus padres que no consiguen comida ni medicinas. "Desde fuera muchos piensan que la gente está protestando en las calles y nada más, y eso no es cierto, hay hospitales que están a punto de cerrar porque no tienen insumos, hay gente que está muriendo porque no tiene la medicina diaria y eso es grave. Mientras tanto, el Gobierno se está gastando el dinero en armas de guerra y en viajes alrededor del mundo y el venezolano se sigue muriendo", describió entre lagrimas.




Pidió como solución al conflicto, la renuncia del mandatario: "Le pido que se vaya, el país entero no lo quiere. Deje de matar a mis hermanos, abra el canal humanitario para que pueda entrar la ayuda. Ya no hay vuelta atrás", concluyó.


Las protestas en cifras

Hasta principios de junio, el Foro Penal Venezolano contabilizó 72 muertes durante las manifestaciones. Según la misma organización, en poco más de dos meses de protestas, por lo menos 3 mil personas han resultado heridas, 3.132 detenidas y la cifra de presos políticos ha aumentado a 309. El Foro Penal denunció además la persecución por parte de los cuerpos de seguridad a voceros de la oposición y a manifestantes, así como irregularidades contra el debido proceso de los detenidos y graves violaciones de los derechos y las garantías de los ciudadanos.


En conversaciones con Express News, Karina Solano, representante de Voluntad Popular en Londres, quien también participó en la concentración, destacó las denuncias del Foro Penal y señaló que una de las irregularidades en el proceso de detención ha sido la presentación de los detenidos ante la justicia militar, una estrategia que -a su juicio- ha utilizado el Gobierno para intimidar a la población.


Solano destacó que pese a las amenazas, la gente sigue en la calle. "Es el pueblo quien está liderando esta lucha. Es como la primera rebelión popular que ha tenido Venezuela desde que el oficialismo tomó el poder. Primero, por la duración de la protesta y la resistencia en la calle. Segundo, por la extensión geográfica ya que prácticamente está en los 24 estados del país y, tercero, por la cantidad de manifestaciones que al cierre de mayo suman 1721".




Para la vocera de Voluntad Popular, pese a que no se vislumbra una salida a corto plazo, las manifestaciones de calle han logrado el apoyo de organismos internacionales como la ONU y la OEA, así como el Parlamento Europeo y el pronunciamiento de varios países. Además, explicó que también se ha producido un cambio interno: "hay fracturas en el seno del propio Gobierno. Es el caso de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, del ex ministro del Interior, Miguel Rodríguez, y de la ex defensora, Gabriela Ramírez, quienes están en contra de la Asamblea Constituyente y rechazan el hecho de que no sea sometida a referendo", dijo Solano.


Una Venezuela para todos

Por su parte, Alejandro, caraqueño radicado en Londres desde hace 7 años, dijo que ve la situación de su país con mucha esperanza, "un país en donde los estudiantes ya no están en el salón sino en la calle peleando". A su juicio, hay una posición firme contra el Gobierno y su ideología. "El venezolano y la historia cambió. Ya no creemos en partidos políticos y el venezolano ahora se vistió de líder", destacó.


Envió un mensaje a quienes defienden al chavismo: "A ustedes que todavía creen en este Gobierno, les decimos que nosotros peleamos también por ustedes, porque son nuestros hermanos. Queremos una Venezuela diversa pero con paz, con justicia y con prosperidad y eso lo queremos para todos", concluyó.