5 °C
Reino Unido

Theresa May seguirá siendo la primera ministra

|


Arelys Goncalves

*Los conservadores enfrentan un periodo de debilitamiento e incertidumbre ante los resultados de la estrategia planteada por May en abril pasado. Pese a los aplastantes pronósticos iniciales, los tories resultaron los grandes perdedores con varias sillas menos en la Cámara de los Comunes


*Para lograr un Gobierno de mayoría absoluta será necesario el apoyo del partido de Irlanda del Norte, el DUP


*La Unión Europea espera que, luego de las elecciones, se inicien cuanto antes las negociaciones para la salida


Una victoria a medias ha logrado el partido Conservador, luego de los desoladores resultados de las elecciones generales que se llevaron a cabo este 8 de junio. Muy lejos de las aspiraciones de la primera ministra, Theresa May, su partido perdió la mayoría absoluta en el Parlamento con 13 puestos menos y ahora, como líder, le toca intentar recuperar la "seguridad" de la que ha hablado en varias oportunidades, al referirse a las riendas del país en momentos difíciles.


Con solo 318 puestos de los 650 de la Cámara de los Comunes, los conservadores todavía mantienen un número mayor de parlamentarios que el resto de los partidos, pero no los suficientes para continuar con la mayoría absoluta que tenían antes del llamado a elecciones anticipadas, el pasado 18 de abril.


Todo indica que la estrategia planteada por May, para recuperar el control en el poder legislativo y conducir las negociaciones del Brexit de una manera más cómoda, resultó una catástrofe para los tories y ha llevado a su tolda política a una fuerte desestabilización y debilitamiento.


Este viernes, después del cierre de los resultados electorales, la primera ministra visitó a la Reina Isabel II, en audiencia especial, para pedirle la conformación de un gobierno sin mayoría. Se espera que las próximas piezas que mueva la todavía primera ministra sea lograr una coalición con uno de los grupos minoritarios, el DUP, partido de Irlanda del Norte que alcanzó un total de 10 miembros.


En su discurso a las puertas de la sede oficial en el número 10 de Downing Street, May admitió que necesitaba el apoyo de sus "amigos" para recuperar el control parlamentario. Por su parte, los laboristas fueron los grandes ganadores de esta contienda electoral que los llevó a incrementar sus puestos en la Cámara baja del palacio de Westminster de 232 a 261.






Ante este panorama, la Unión Europea se ha mostrado preocupada e impaciente. Sus representantes destacaron que las negociaciones sobre la salida deben comenzar cuanto antes. Consideran que luego de la pausa creada por el ambiente electoral, no se debe perder más tiempo para definir el futuro del Reino Unido en los próximos dos años, periodo correspondiente a la aplicación del Tratado de Lisboa, luego de la activación del artículo 50.