13 °C
Especiales

El consumo de tabaco mata cerca de 7 millones de personas en el mundo

|


Redacción Express News

Cada 30 de mayo se conmemora el Día Mundial del Tabaco, uno de los causantes de enfermedades que matan en un año alrededor de 7 millones de personas en todo el mundo. El consumo de tabaco es considerado una de las mayores amenazas a la salud pública mundial, y, también, una de las principales causas evitables de enfermedades no transmisibles.



Para mejorar la salud pública y poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es necesario controlar el tabaco. La meta 3.4 de los ODS fijada para 2030 tiene como fin reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, incluidas las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes.



Los ODS exigen en otra de sus metas, la aplicación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que entró en vigor en 2005. Las 180 Partes en el Convenio tienen como obligación adoptar una serie de medidas para reducir la demanda y el suministro de los productos de tabaco, entre ellas la protección de las personas contra la exposición al humo del tabaco; la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco; la prohibición de la venta a los menores; la imposición de advertencias sanitarias en los envases de tabaco; el fomento del abandono del hábito tabáquico; el aumento de los impuestos al tabaco, y el establecimiento de un mecanismo coordinador nacional para el control del tabaco.



Para la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, “el tabaco es una amenaza para todos. Agrava la pobreza, reduce la productividad económica, afecta negativamente a la elección de los alimentos que se consumen en los hogares y contamina el aire de interiores”.



“Al adoptar medidas firmes de lucha antitabáquica, los gobiernos salvaguardan el futuro de sus países porque protegen a toda la población, con independencia de si consumen o no este producto mortífero. Además, se generan ingresos para financiar los servicios de salud y otros servicios sociales y se evitan los estragos que el tabaco causa en el medio ambiente”, subraya Chan.



Todos los países se han comprometido a cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyos objetivos son fortalecer la paz y erradicar la pobreza en el mundo. Dos de sus medidas esenciales son aplicar el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y, para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, incluidas las cardiopatías, las neumopatías, el cáncer y la diabetes, de las que el tabaco es un factor de riesgo.