17 °C
América Latina

Crónicas de una Colombia positiva

|


Por Sonia Quintero

sonesquin@hotmail.com


En mi último viaje a Colombia decidí enfocarme en lo positivo, encontrar en lo cotidiano esos héroes anónimos de los que mi tierra está llena, pero que no tendrán nunca una serie de televisión o una mega producción hollywoodense para agradecer su labor.


Aquí les dejo una serie de pequeñas crónicas de Colombia, más concretamente de Jamundí, Valle del Cauca, región que ha sido azotada por una tremenda corrupción.


Como la poesía y el arte en general son mi pasión me quise enfocar en esos aspectos, pero la verdad me llevé una grata sorpresa pues cada vez que tocaba una puerta se abrían mil posibilidades y encontré gente entusiasmada con una gran variedad de proyectos, iniciativas que para vergüenza de nuestros gobernantes, no tienen ningún apoyo estatal a pesar del positivo impacto que generan en la comunidad.



Como muchos (millones) de colombianos no tienen el privilegio que yo he tenido de vivir en un país donde mi pequeña contribución a la sociedad se ha visto reconocida de múltiples maneras, por eso quiero apoyarlos, difundiendo sus proyectos, dándoles visibilidad y mostrar el enorme talento de Colombia.


El arte inspirador de Eduardo Pino

Un maestro de arte que sin saberlo, me ayudó a volver a conectar con mis raíces colombianas.



Eduardo es un pintor con mucho talento, y ahora mismo está dando toda su energía y tiempo para crear espacios para que la pintura nazca en el corazón de jóvenes talentos en Jamundí y brindar a la comunidad la oportunidad de aprovechar los espacios públicos como lugares de sano encuentro para la comunidad.



Su vocación artística viene de familia y aunque desde muy niño mostró un gran talento su familia no tenía los recursos para costosos estudios, así que Eduardo se dedicó a estudiar diferentes técnicas artísticas por sí mismo.


Trabaja con carboncillo, lápices, óleo y acrílico sobre lienzo, con el tiempo ha ido desarrollando su propio estilo entre lo urbano, donde se aprecia el detalle y la observación minuciosa para captar miles de momentos en una sola obra.


También trabaja bodegones y el arte decorativo que si bien es más comercial, Eduardo impacta con su toque personal.


“Si la pintura no tiene mensaje, no es una obra de arte, puede haber técnica pero el arte es la expresión. Cuando se termina una obra es porque se ha dejado todo en ella, el corazón” dice Eduardo y realmente se nota en su trabajo.


Su labor no se queda solo en ser un talentoso captador de momentos con sus obras, pero también en la hermosa labor artístico-social que lleva a cabo.


Ahora mismo y con sus propios recursos Eduardo adelanta dos proyectos comunitarios:




Viernes de pintura y Pintando el valle.

Viernes de pintura es una invitación abierta y gratuita a la comunidad Jamundeña a expresarse sanamente a través de la pintura. En este espacio Eduardo enseña, guía y comparte sus conocimientos con todos sin importar su nivel artístico ni edad alrededor del hermoso parque central de Jamundí justo al frente de su renovada Casa de la Cultura, espacio sin embargo que aún no se le ha permitido utilizar para sus talleres gratuitos, pero Eduardo no se queja de las cosas, porque está ocupado haciendo las cosas.


Eduardo me compartió su experiencia trabajando con jóvenes en alto riesgo, jóvenes en proceso de rehabilitación o con problemas de aprendizaje. Él está convencido de que el arte es un canal de cohesión social y está haciendo lo posible por utilizar ese canal para el bien de la comunidad. De este proyecto nació Pintando al Valle que es una extensión natural de Viernes de Pintura, pues amplía el espectro de posibilidades.


Eduardo organiza salidas guiadas con las personas que quieran profundizar más en la parte artística y con ellos visitan lugares de la geografía Vallecaucana, resaltando no solo la parte artística, pero también la importancia de conocer y ayudar a conservar esos lugares.



Eduardo es un héroe cotidiano, generoso compartiendo su arte y un luchador para salir adelante en medio de la indiferencia de la clase política.