11 °C
Portada

Tres ataques terroristas en tres meses: ¿Qué ha fallado?

|


Arelys Goncalves

Luego del atentado del pasado 3 de junio en el que siete personas perdieron la vida y más de 48 resultaron heridas, el Gobierno británico se hace la misma pregunta. ¿Cuál ha sido la falla en las medidas de seguridad? La propia primera ministra Theresa May, a la salida de la reunión de emergencia realizada el domingo, horas después del ataque, reconoció que ha habido "demasiada tolerancia" frente al extremismo islámico en el país y que es el momento de realizar "algunas conversaciones difíciles" y cambios en las leyes para lograr erradicar el terrorismo.


May advirtió desde su sede oficial en Downing Street que había "una nueva tendencia en la amenaza que enfrentamos" y que pese a que los tres recientes ataques terroristas en el Reino Unido no estaban vinculados por "redes comunes", estaban "unidos por la ideología maligna del extremismo islámico".


El ataque del pasado 3 de junio en la capital británica ha sido calificado como "terrorista" y fue reconocido por el autodenominado Estado Islámico (ISIS) como uno de sus actos. El atentado fue llevado a cabo por tres hombres quienes, a bordo de una camioneta, lograron atropellar a una veintena de peatones en el Puente de Londres. Posteriormente, abandonaron el vehículo y comenzaron a apuñalar indiscriminadamente a decenas de personas en la zona de Borough Market, un mercado gastronómico repleto de turistas y locales que disfrutaban de la cercanía del verano londinense.


Al cierre de esta edición, las autoridades habían difundido la foto y los nombres de dos de los terroristas del atentado del sábado. Khuram Shadaz Butt y Rachid Redouane, ambos residentes de la zona de Barking, al este de Londres, fueron abatidos por los cuerpos de seguridad minutos después del ataque. Scotland Yard informó que Shadaz Butt, de 27 años, había nacido en Paquistán pero tenía nacionalidad británica. No era la primera vez que los cuerpos de seguridad tenían noticias de él. Por el contrario, estaba entre las listas de la policía de Londres y del Servicio Secreto británico (el MI5). Sin embargo, según indica el comunicado oficial, no existían indicios de que estuviera planeando un ataque.



El segundo de los atacantes, Redouane, de 30 años, no estaba bajo la lupa de la seguridad del Reino Unido, sin embargo, se conoció que en algunas oportunidades utilizaba otra identidad y se hacía llamar Rachid Elkhdar. Posteriormente, se conoció que el tercer atacante abatido por la policía responde al nombre de Youssef Zaghba, según difundió inicialmente el diario italiano Corriere della Sera y luego fue confirmado por la policía británica. De acuerdo con la nueva información, se trata de un hombre de 22 años, de padre marroquí y madre italiana, que había sido detenido en el aeropuerto de Bolonia en 2016 cuando intentaba viajar a Turquía y llegar hasta Siria. Zaghba vivía en Londres y estaba registrado como ciudadano de nacionalidad italiana. Scotland Yard indicó que el terrorista no estaba en el radar de las investigaciones, pero las versiones de la seguridad italiana señalan que ya habían alertado a las autoridades del Reino Unido y marroquíes sobre los movimientos de este individuo.


May pide medidas más contundentes

Pese a los controles previos y al estado de alerta "severo" que se ha mantenido un par de años, las medidas de seguridad no han sido suficientes para frenar la proliferación de redes y de complots terroristas. El pasado 22 de mayo el atacante suicida, Salman Abedi, hizo detonar un explosivo en el Manchester Arena que causó la muerte a 22 personas, entre ellos varios menores de edad que asistían al concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.


En este nuevo hecho, en pleno corazón de Londres, la primera ministra anunció una serie de planes para combatir de una forma más dura el terrorismo. "No podemos pretender que las cosas puedan continuar como hasta el momento", dijo. De acuerdo con las conclusiones del Gobierno británico, Internet y las compañías que ofrecen este servicio deben prestar una mayor colaboración para evitar que los extremistas tengan un espacio seguro para desarrollarse.


Destacó que la lucha también tiene que ser en el mundo real "desde el sector público y toda la sociedad", detalló. Según sus anuncios, la líder conservadora piensa retomar los planes para llevar adelante una legislación que haga frente al "extremismo no violento". Advirtió que en caso de ser necesario, aumentará la duración de las condenas de crímenes relacionados con el terrorismo, incluso en los delitos considerados de menor gravedad.


En ocasiones anteriores, otros líderes han intentado hacer cambios en la legislación para endurecer las políticas antiterroristas pero no han podido concretarse. El primero fue el laborista Tony Blair, quien en su posición de primer ministro trató de llevar adelante, sin éxito, un ambicioso proyecto antiterrorista, luego del atentado del 7 de julio de 2005 en el que fallecieron 52 personas.


FOTOARELYS1


Una vigilia en honor a las víctimas

El pasado 5 de junio el alcalde de Londres, Sadiq Khan encabezó una vigilia desde las inmediaciones de Tower Bridge para rendir tributo a las víctimas del reciente atentado. Estuvo compañado por la ministra de Interior, Amber Rudd y la representante del partido laborista, Diane Abbott, además de los voceros de la policía, los servicios de emergencia, así como los líderes religiosos que se unieron a la ceremonia y al minuto de silencio que se llevó a cabo durante el acto.



Khan, durante su discurso, se dirigió directamente a los terroristas: "como un orgulloso y patriota musulmán británico les digo que ustedes no cometen estos actos repugnantes en mi nombre". El alcalde de Londres señaló que las ideologías de estos grupos no tienen nada que ver con los verdaderos valores del Islam, además destacó que tales acciones no lograrán dividir a la ciudad.


Envió un mensaje de solidaridad a las familias de las víctimas y a los heridos, además quiso destacar la valentía de los servicios de emergencia y de los ciudadanos que pusieron en riesgo sus vidas para ayudar a otros: "ustedes son lo mejor de nosotros", destacó el alcalde.



En los alrededores del parque Potters Fields, ubicado muy cerca del puente de Londres y del City Hall, y a lo largo del London Bridge en donde ocurrió el atentado, las personas dejaron ramos de flores y mensajes de condolencias. La comunidad hispanoparlante y lusófona también hizo presencia para condenar las acciones terroristas y unirse al duelo de la capital británica que llora la pérdida de 7 personas.




Christine Archibald, canadiense de 30 años, se convirtió en la primera víctima mortal en ser reconocida. James McMullan, de 32 años de edad, también está entre los fallecidos. La tercera víctima identificada del ataque terrorista de London Bridge es Kirsty Boden, una enfermera australiana quien perdió la vida en un intento por socorrer a otros. Entretanto, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia confirmó que un ciudadano francés murió en el ataque pero todavía no se ha dado el nombre a los medios de comunicación.



En cuanto a los heridos, 48 personas siguen siendo atendidas en los hospitales, mientras se habla de varios desaparecidos, entre ellos el español Ignacio Echeverría, de 39 años, que fue visto por última vez cuando intentaba defender a una mujer que estaba siendo atacada por uno de los terroristas.