6 °C
Londres

Los tiquetes de transporte de Londres son los “más costosas del mundo”, según un estudio

|


Por Ulysses Maldonado

Una tarjeta de viaje mensual en la capital cuesta £135 en promedio, más de un tercio más que en Dublín, el segundo más caro del mundo.


El sistema de transporte público más barato del mundo se encuentra en Mumbai, donde el equivalente cuesta 12 veces menos que en Londres con sólo pagar £11, según el estudio del Deutsche Bank.


El estudio encontró que los viajes mensuales en Londres hace tres años eran casi dos veces más que en Nueva York.

La capital es también la décima ciudad más cara del mundo para la gasolina y la tercera para el alquiler de coches, según el mismo informe.


Londres es la cuarta ciudad más cara para alquilar y está entre las diez más costosas para ser miembros de gimnasios, comprar cigarrillos y rentar habitaciones de hotel, según muestra la investigación.


Y los altos precios no se traducen en altas ganancias. Según el estudio, los salarios medios de los londinenses ya no están en el top ten mundial.


Después del impuesto, la investigación encontró que el pago mensual medio es £2.150 - el tercero más bajo que en Nueva York y debajo de Sydney, de Oslo, de Copenhague y de Tokio.


Londres fue clasificado en el lugar 33 en la calidad de vida.


El informe decía: "Londres y otras grandes ciudades ocupan un lugar muy bajo debido principalmente a los altos costos de vida, la delincuencia, la contaminación y el tiempo de desplazamiento”.


"Esto es sumamente subjetivo y el viaje largo de una persona puede ser la oportunidad de otra persona de ponerse al día con Netflix", señaló el informe.


En febrero, Transport for London reveló que sus ingresos por los precios bajaron en £90 millones en el último año, lo que llevó a Sadiq Khan a luchar para equilibrar los libros de contabilidad.


El Señor Khan, Alcalde de Londres, ha congelado las tarifas de los autobuses y los tranvías hasta 2020, pero los precios de las tarjetas de viaje son fijados por las empresas de trenes que no están bajo el control total de TfL.