6 °C
Especiales

Centros de detención de inmigrantes: una pesadilla que debe terminar

|


Arelys Goncalves

Tan solo en el 2016 cerca de 29 mil personas fueron recluidas en centros de detención de este tipo en el Reino Unido, una cifra superior a la registrada en los países de la Unión Europea y que pone en evidencia las estrictas políticas en materia migratoria aplicadas por el Gobierno de Theresa May. Otro de los aspectos que caracteriza el sistema migratorio del país frente a la UE es la ausencia de un periodo límite para las personas que son retenidas en los 11 centros de detención -llamados oficialmente Immigration removal centres- que funcionan en diferentes zonas del Reino Unido.


Las estadísticas señalan que cerca del 50% de los detenidos no cuenta con una representación legal y deben, en muchos casos, ser sus propios abogados. A esto se suman los señalamientos de organizaciones que denuncian el trato cruel y el aislamiento que sufren las personas en estos centros. The London Latinxs es una de las agrupaciones que se ha unido a la difusión de las vejaciones y maltratos de los que son víctimas quienes, en su condición de inmigrantes, han sido encerrados como si se tratara de delincuentes, pese a que la migración no está penalizada en el país.


Con el apoyo de Detention Action y los testimonios del grupo "Freed Voices, el sábado 6 de mayo The London Latinxs invitó a una charla en Elephant and Castle para conocer de primera mano la traumática situación de quienes han sido obligados a permanecer en los centros. Tal como explicó una de sus integrantes, Tatiana Garavito, en el programa Express News Radio, "no podemos normalizar las violaciones que estamos viviendo desde el Estado". Destacó que no es un tema que se habla abiertamente en las comunidades pero que es indispensable reflexionar sobre lo que está ocurriendo en esos lugares: "las condiciones son terribles, violaciones a mujeres, muertes, intentos de suicidio. Nuestra comunidad también sufre esta problemática", insistió.


Trato inhumano

Durante el evento, dos latinoamericanos que estuvieron detenidos y ahora pertenecen a Freed Voices compartieron sus experiencias con la audiencia para detallar lo que ha significado para sus vidas estar coartados de la libertad sin haber cometido ningún delito. Ellos luchan para que se cambien las reglas represivas de la inmigración en el Reino Unido y se pueda promover un sistema basado en la justicia, la dignidad y el respeto.


Les ha tocado conocer a la fuerza la dureza con la que son tratados los inmigrantes más vulnerables en el Reino Unido. En medio de la desesperación, tuvieron que documentarse para representarse legalmente y defender sus derechos frente a la justicia británica. "La forma como te abordan y te tratan, te hace sentir como un criminal y eso está en contra de los derechos humanos", explicó uno de los ex detenidos que se identificó como José, para proteger su identidad.


"Yo no sabía que había tanta gente vulnerable en ese sitio y eso es lo que buscan, que no hablen inglés, mujeres embarazadas y menores de edad, niños que están sin su familia y no saben lo que les puede pasar ni cuánto tiempo van a estar allí", agregó. Aseguró que pese a que las leyes indican que la detención es el último recurso y se hace en circunstancias excepcionales y por el más corto periodo posible, eso no se aplica en la práctica. "Estamos frente a la falsa moral de una institución del Gobierno que básicamente está destruyendo la vida de mucha gente y, de paso, haciendo negocio con el dinero que pagan los contribuyentes".


Otro de los participantes de la charla, identificado como Juan, ha sido coartado de su libertad en varias ocasiones, entre otras cosas, por la "negligencia de la Home Office", según señaló. Visiblemente afectado, calificó de inhumano el trato que reciben. "Te roban, te manipulan, te desgastan como ser humano. Si tú no tienes dinero, no tienes apoyo de nadie, estás muerto, esa es la palabra", comentó.



Además de perder la libertad por tiempo ilimitado, las personas son trasladadas a cualquiera de los 11 centros que existen en el país y que están ubicados en zonas aisladas, lo que dificulta el contacto con familiares y allegados por los costos de transporte y el difícil acceso. Restricciones de comunicación, aislamiento, precario servicio de salud, ausencia de asesoría legal, así como abusos y violaciones por parte de las autoridades, son algunas de las tragedias de quienes están dentro.


Ambos ponentes indicaron que el trabajo de organizaciones como Detention Action ha sido clave para fortalecer su confianza y enfrentar los desafíos. Tal como describió Juan, el impacto ha sido demoledor: "hay un brillo que ya no tengo y es a raíz del trauma que se genera. Llegué a perder la confianza en mí mismo. Luego de un tiempo y con el apoyo de Detention Action vengo a poder hablar y expresarme", dijo con dificultad al recordar lo que ha tenido que pasar para rehacer su vida. Ese apoyo también les ha servido para unirse a la divulgación del problema que, aseguran, amerita más voces: "Para mí fue una experiencia bastante fuerte, siempre la voy a llevar conmigo y esto no lo hago por mí, sino por la gente que sigue allá y por la que podría estar", agregó José.


Llamado a la comunidad

Es la primera vez que Freed Voices participa en un evento para la comunidad latinoamericana. La idea ha sido buscar la respuesta solidaria de los líderes y de quienes pueden sumarse al pedido de estos ex detenidos de acabar con los centros de detención de inmigrantes. "Queremos crear conciencia en las comunidades para que exijan que este sistema de detención migratorio pare. Nos están acabando, es una tortura psicológica", remarcó Juan.


Por su parte, The London Latinxs anunció que el próximo 13 de mayo se realizará una manifestación a las puertas del centro de mujeres, el Immigration removal centre de Yarl´s Wood, ubicado en Bedford. Los organizadores del evento indicaron que otra forma de ayudar es informando a los MPs locales de la situación (www.theyworkforyou.com). Tatiana Garavito y el resto de los participantes, insistieron también en la importancia de ejercer el voto el próximo 8 de junio como otro recurso de apoyo: "tenemos que votar por gente que esté interesada por los derechos de los inmigrantes y que aseguren que nuestros derechos van a ser respetados", concluyó Garavito.