4 °C
Reino Unido

Gobierno británico busca atraer a universitarios europeos tras caída del 7 por ciento en aplicaciones

|


El Gobierno anunció que mantendrá las matrículas y el apoyo financiero que hasta ahora han recibido los estudiantes europeos, con miras a reducir el impacto que ha tenido el Brexit en la educación superior. 


Por Arelys Goncalves

El pasado 21 de abril el Gobierno británico confirmó que los estudiantes europeos continuarán siendo elegibles para el soporte financiero que hasta ahora ha estado vigente para los comunitarios que apliquen a carreras universitarias y postgrados en el Reino Unido. Según esta información, los universitarios podrán seguir con sus matrículas como europeos para el año académico 2018-2019 y tendrán acceso a las aplicaciones para optar a becas y préstamos como lo habían podido realizar antes de la invocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, incluso para los casos en los que el curso finaliza luego de que oficialmente el país abandone la UE.


De acuerdo con este anuncio, los estudiantes europeos continuarán pagando el mismo precio que los británicos como lo estipulan las disposiciones como país miembro del bloque. Los nacionales de la UE también seguirán siendo elegibles para solicitar becas de doctorado en las instituciones del Reino Unido para 2018-2019. En el caso de los estudiantes no europeos o internacionales, el precio anual de las universidades es superior y, en muchos casos, puede ser hasta cuatro veces más alto que el establecido para los europeos e ingleses.


Según lo establecido en las normas actuales de financiamiento para estudiantes, los ciudadanos de la UE son elegibles para recibir préstamos para el pago de matrículas y maestrías si han residido en el Espacio Económico Europeo durante al menos 3 años antes de iniciar sus estudios. Entretanto, los ciudadanos comunitarios que han vivido en el Reino Unido por más de 5 años también pueden solicitar ayuda para financiar pregrados.


Un alivio momentáneo

Para los estudiantes provenientes de Europa, esta ha sido una de las mayores preocupaciones en vista de los elevados precios de las universidades inglesas. Conservar la matrícula y las normas de financiamiento tal y como han estado estipuladas hasta ahora es un alivio para quienes esperan iniciar o continuar una carrera el próximo año académico.



La información que aparece en la página web del Departamento de Educación del Reino Unido y ratificada por el ministro británico para las universidades, Jo Johnson, está en consonancia con el interés que ha remarcado la primera ministra 

Theresa May en buscar una solución a la situación de los más de 3 millones de europeos en el Reino Unido y a los más de un millón de británicos residentes en el resto de Europa. Johnson destacó: "Esta medida generará tranquilidad a las mentes más brillantes de toda Europa para seguir aplicando en las universidades del Reino Unido, con la confianza de que la asistencia financiera está disponible si la necesitan", aseguró.


Número de aplicaciones en caída

Pese a la entusiasta percepción del ministro Johnson, la incertidumbre sobre los próximos años todavía no se ha disipado, especialmente por las diferencias que se advierten en torno a las negociaciones entre la UE y el país saliente. Según UCAS (el servicio de admisiones para universidades y colegios universitarios en el Reino Unido) en todo el país se ha registrado una caída del 7 por ciento en las aplicaciones de estudiantes universitarios comunitarios, desde el referendo del pasado 23 de junio. Aunque también se ha notado una reducción de aplicaciones de locales e internacionales, la baja de estudiantes de la UE es la primera que se registra en casi una década.


Algunos académicos y parlamentarios han catalogado la decisión del Brexit como una catástrofe que podría poner en juego la reputación de las universidades británicas más importantes. Tras los nuevos anuncios, es posible que esta tendencia a la baja se recupere a la espera de los nuevos planteamientos que traerán los dos años de negociaciones que culminarán con la formalización de la salida.


Para el cierre del 2016, casi 130 mil estudiantes europeos estaban en las universidades inglesas de un total de 438 mil estudiantes universitarios no británicos, según las cifras del Consejo para asuntos de estudiantes internacionales. Para el cierre del 2017 se conocerá en números el impacto que ha tenido el Brexit en la educación superior, en el primer año después de haber recibido el apoyo popular.