5 °C
Deportes

Clubes de la “Premier League” exigen exención de inmigración

|


Por Ulysses Maldonado

El presidente del club de fútbol Stoke City, Peter Coates, y David Gold, copropietario del West Ham, encabezaron las convocatorias después de una reunión de propietarios de clubes y ejecutivos en Londres.


Gold dijo: "Lo más importante es que la Premier League es la liga más grande que el mundo haya conocido jamás, ¿por qué lo rechazaría? ¿por qué querría cambiar eso?"


Más de dos tercios de los jugadores de la Premier League son extranjeros, con la mayoría de los países de la UE, según informes de la prensa.


"Los clubes temen que el Brexit pueda tener un enorme impacto en su capacidad para hacer fichajes desde el continente... Si los futbolistas no están exentos, los de la UE tendrían que cumplir con las normas de permiso de trabajo que exigen que hayan hecho un número sustancial de apariciones para su equipo nacional en partidos competitivos".


Bajo las nuevas reglas, jugadores como Juan Mata y Ander Herrera del Manchester United y el defensa del Chelsea Cesar Azpilicueta no podrían jugar en Inglaterra.


El canciller Philip Hammond ha prometido que "los trabajadores altamente cualificados" estarán exentos de las nuevas normas de inmigración, dijo en el periódico The Independent. Los clubes esperan que los futbolistas sean considerados parte de ese grupo.


Sin embargo, no todo el mundo está preocupado. El periódico The Times informó que algunos creen que "una reducción en el número de jugadores europeos en la Premier League daría más oportunidades a los jugadores ingleses y mejoraría la calidad de la selección nacional".


Bloomberg añade que el Brexit "afectará las vidas de millones de europeos que viven en el Reino Unido", y que "los sectores bancario, de la salud y de la hostelería también se enfrentan nerviosamente a una espera por claridad en las normas".


Funcionarios de la Premier League han mantenido discusiones preliminares con el gobierno sobre los posibles efectos del Brexit.


"Los clubes ya están sintiendo los efectos de la decisión de Gran Bretaña de poner fin a su alianza de décadas con sus vecinos europeos. La libra se ha desplomado contra el euro y el dólar de EE.UU., haciendo que el reclutar extranjeros sea más caro. Algunos de estos costos son mitigados por el hecho de que los ingresos por derechos de televisión se reciben en dólares".