19 °C
Reino Unido

Los padres pueden ser multados por llevar a sus hijos “de vacaciones” en temporada escolar

|


Por Ulysses Maldonado

Los jueces superiores respaldaron la política del gobierno sobre los alumnos que no asistieron a las clases, diciendo que sería una "bofetada en la cara" a los padres respetuosos de la ley si a otros se les permitiera romper las reglas.


El fallo se produce después que un padre, Jon Platt, desafió al director de una escuela donde estudia su hija llevándola a un viaje de siete días a Disney World en Florida en 2015.


El padre desconoció una multa de £60 emitida por su concejo local, argumentando que su hija tenía un expediente de asistencia general bueno y los padres deben ser libres de elegir cuándo llevan a sus hijos a vacaciones.


Pero el Gobierno luchó contra el caso, temiendo que su política sobre ausencias no autorizadas quedara al desnudo si el Señor Platt salía victorioso.


Al pronunciar esta sentencia, Lady Hale, en la Corte Suprema de Justicia, dijo que "las ausencias no autorizadas tienen un efecto perturbador, no sólo en la educación del niño de manera individual, sino también en el trabajo de otros alumnos y de sus maestros”.


"Si un alumno puede ser sacado cada vez que se le ocurra a los padres, entonces también pueden hacerlo otros”.


"Diferentes alumnos pueden ser sacados en diferentes momentos, multiplicando el efecto disruptivo".


La señora Hale también señaló que en este caso, la madre de la estudiante la había sacado de la escuela para unas vacaciones en febrero de 2015 y pagó la multa sin quejarse.


"Es improbable que el parlamento considere aceptable que los padres puedan sacar a sus hijos de la escuela en una acción de flagrante desprecio de las reglas de las instituciones educativas, ya sea sin pedir permiso o, si lo han pedido y se le ha negado", dijo.


"No se trata de un enfoque para el mantenimiento de reglas que cualquier sistema educativo pueda encontrar aceptable”.

"Es una bofetada en la cara a esos padres obedientes que guardan las reglas, sea cual sea el costo o inconveniente para ellos mismos".


Los partidarios de Platt sostienen que este fallo "criminalizará a los padres en una escala sin precedentes".


Sin embargo, Lady Hale señaló que otras infracciones "triviales" como robar una botella de leche y conducir un poco por encima del límite de velocidad - también son criminales que conducen a multas de bajo nivel.


El fallo vendrá como un alivio para el Departamento de Educación, que puede haber enfrentado una interrupción sin precedentes en las escuelas si se hubiera perdido el caso.


La batalla legal comenzó después de que al Señor Platt se le negó el permiso de la escuela para llevar a su hija a Orlando en Florida, pero siguió en su plan con el viaje.


Los magistrados anularon la multa de £60 que se duplicó a £120 cuando el Señor Platt se negó a pagar, pero el Concejo de la Isla de Wight enfrentó la decisión.


Platt argumentó que su hija tenía un récord de asistencia del 90,3 por ciento en el momento de tomar las vacaciones, en abril de 2015.


En el Tribunal Supremo el año pasado, los jueces respaldaron al Señor Platt, pero remitieron el caso a la Corte Suprema por el principio general de que afectaría a los padres de todo el país.


Los cinco jueces de la Corte Suprema evaluaron el significado de "no asistir regularmente" en la Ley de Educación de 1996, encontrando que esto debería ser "de acuerdo con las reglas prescritas por la escuela".


Tras el fallo del Tribunal Superior en mayo del año pasado, hubo un aumento en las peticiones de reservas de vacaciones a término y una serie de autoridades locales cambiaron sus reglas sobre las ausencias de los alumnos. Los procesos penales de otros padres también fueron abandonados a la luz de la sentencia.


La Corte Suprema ha ordenado que el caso del Señor Platt ahora pueda volver a la corte de magistrados.

Él puede luchar en el caso si tiene una "excepción legal" que justifique la ausencia, tal como enfermedad u observancia religiosa.