11 °C
Especiales

Cuente los peniques y ahorre libras: cómo evitar cobros de más en el supermercado

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk


¿Verifica usted el cambio que le dan cuando paga en efectivo para sus compras? Si no, tal vez debería. Foros de medios sociales tales como Money Saving Expert.com (MSE) presentan regularmente quejas de individuos que dicen que han sido timados por cantidades a veces sustanciales por cajeros. El problema, inevitablemente, es cómo lidiar con esta situación cuando ocurre.



Según un colaborador de MSE, hay realmente sólo una solución si usted piensa que deliberadamente le han dado un vuelto de menos y no quieren reconocerlo: "Calmadamente y firmemente manifieste que permanecerá allí - el tiempo necesario– hasta que el gerente revise cuánto hay en la caja y además requiera al asistente de vaciar sus bolsillos". Esto por supuesto, no sucede solo en los supermercados. Otro corresponsal de MSE ha relatado cómo alguien que conocía en una tienda de periódicos, habitualmente engañaba a los clientes a fin de aumentar sus ingresos: "El monto en la caja era siempre correcto, ya que, sin ser vista, ella sacaba el dinero extra cada vez que tenía la oportunidad".



Un sitio web que se centra en "Empresas Tramposas" sugiere que clientes pagando con un billete de £20 deberían declarar en voz alta 'acá uno de veinte', agregando 'lo siento no tengo más sencillo' (para que la gente en la fila puedan oír, en caso de necesitar testigo) a menudo en bares, discotecas y negocios insistirán que sólo les dio un billete de £10. 

Además, sería mejor "no poner el cambio directamente en su cartera o billetera porque después no podrá demostrar lo que falta. Manténgalo en su mano y cuéntelo rápidamente".



Como medida extrema, añaden, entonces trate de memorizar rápidamente los últimos 4 dígitos del número de serie en el lado posterior del billete antes de entregarlo. El "WeeklyGripe.co.uk" considera que esto es particularmente aconsejable en pubs y clubes, donde cierto personal inescrupuloso intentará aprovecharse de clientes que han tomado unas cuantas copas de más. Quizás también notarán quiénes controla su cambio y quiénes no".



B C Forbes, el periodista financiero escoces-norteamericano y fundador de la prestigiosa revista de comercios “Forbes”, sostuvo que es “Mejor ser engañado de vez en cuando que estar desconfiado constantemente". Lena Kovadio, una "autora de contacto" con "ToughNickel.com", sin embargo, evidentemente no comparte esta opinión, sobre todo en el contexto de los supermercados. Ella ha afirmado que lo que principalmente ha aprendido al hacer compras es: "Nunca salir de la tienda sin comprobar el recibo. Es posible que se le cobre por cosas que usted no compró, o el precio de los artículos comprados sea más alto que el costo especificado en las etiquetas o en los estantes donde los encontró”.



El escepticismo de Kovadio en cuanto a si es realmente posible confiar en los grandes minoristas de alimentos en el Reino Unido ha sido justificado tras una investigación elaborada por la BBC TV programa “Inside Out” en febrero. Un reportero encubierto visitó 50 de los 3.500 almacenes de Tesco en el Reino Unido durante un período de tres meses y descubrió que en 33 de ellos, los descuentos que anunciaban en las estanterías no se aplicaban en las cajas. Así que un cliente que seleccionó dos paquetes de “El Viejo Guacamole de El Paso” debido al precio promocional especial de £2.50 de hecho pagó £4.18 para ellos en el punto de venta. Entre las muchas otras discrepancias identificadas por el reportero fueron: Natillas Ambrosia - precio de oferta £1, precio cobrado £1,50; Batchelors Pasta - precio de oferta 5 por £3, precio cobrado £4,80; Walls Helado Cornetto -precio de oferta 2 por £3, precio cobrado £4; precio de oferta de Whiskas comida para gatos:3 paquetes por £8, precio cobrado: £8.50.



Como Martin Fisher, Director del Instituto de las Normas Comerciales dijo a la BBC, estos "errores" podrían significar que Tesco ha estado violando las Reglas de Protección del Consumidor 2008. También señaló que "el problema subyacente es que muy pocos clientes se dan cuenta de que están siendo cobrados excesivamente y por lo tanto las quejas son muy infrecuentes" .Tesco no es la única cadena de supermercados acusada de "prácticas ilegales en sus políticas de precios y promoción diseñadas para convencer a los compradores a gastar más de lo que pretendían". El columnista del International Business Times, Kedar Grandhi, observó el año pasado que minoristas de alimentos como Waitrose, Tesco, Sainsburys y Asda han estado enfrentando una posible prohibición por parte de la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) en ofrecer “compra-uno-y-reciba-uno-gratis” (BOGOF) y otras similares ofertas especiales".



En otra controversia involucrando los supermercados, una encuesta realizada recientemente por Canal 4 Dispatches "identificó una lista de al menos 14 productos que se han encogido desde junio, aunque en muchos casos el precio ha permanecido igual o incluso aumentado". Ejemplos citados por el comentarista de MSE, Faye Lipson, son: Birds Eye Dedos de pescado: originalmente 12 en un carton, ahora sólo 10; Mr Kipling Rebanadas de Torta Angel: 8 en un carton en lugar de 9; Maltesers: reducido de 121g a 103g; Bulmers Sidra Original: era 568ml, ahora 500ml; Sainsburys Chipolatas de Cerdo: 16 en un paquete en vez de los 20 anteriores.



Tesco en particular ha seguido enfureciendo a muchos de sus clientes que – de acuerdo a reportaje en The Sun por la corresponsal BrittanyVonow el 17 Marzo - como resultado amenazan con cambiar a otro supermercado. Antes, podían ordenar sus comestibles en línea y luego recogerles de la tienda sin cargo. Ahora les costará entre £2- £4.