19 °C
Especiales

Estudio revela indicadores de robos leves en UK

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk

Imagine este escenario: Acaba de comprar un par de sus croissants favoritos de almendras en Pret-A-Manger para su pausa de té en su lugar de trabajo. Los deja en su escritorio mientras va a hacer fotocopias. Cuando regresa, los croissants se han ido. Uno de sus compañeros de trabajo los ha tomado y está felizmente pero discretamente comiéndolos en ese preciso momento.


Posiblemente esto ya le ha ocurrido. Si es así, definitivamente no es el único que ha pasado por tal situación. Según ADT, el "principal proveedor en el Reino Unido de sistemas integrados de alarmas y seguridad", el 25% de la población de Gran Bretaña son víctimas de forma regular de “robos leves” por colegas. La compañía ha informado que los artículos personales que muy probablemente desaparecen misteriosamente, son sus bolsas de té (34%), su taza preferida y su almuerzo (29%). Incluso poniendo su leche, yogur y sándwiches en la nevera de la oficina en un cartón sellado con su nombre y escrito claramente "No Tocar!" no ofrece ninguna garantía de que lo encontrara allí , cuando fuese a buscarlo.


Sin embargo, parece que ADT podría haber encontrado una solución: Han aplicado su experiencia para crear MAIA ", un innovador concepto de diseño que utiliza la tecnología “smart” y un software de sensor de movimiento que envía a su celular la foto del aspirante infractor tan pronto se acerca al elemento con la alarma. Así que puede atrapar al culpable con su mano literalmente en el tarro de galletas”.


La iniciativa de ADT ha recibido la entusiasta aprobación de la periodista del Daily Express, Claudia Cuskelly. En un reportaje del 27 de marzo titulado "¿Tiene un colega robando su almuerzo?" - ilustrado por una foto de un empleado elegante que se inclina furtivamente para agarrar los pasteles daneses de un compañero de trabajo - ella saludó la nueva invención de ADT como "la manera perfecta de parar a los solapados rateros de oficina". Señaló con enfado que "desde la leche a las galletas, los artículos de papelería y hasta su propia ropa, fácilmente se pueden encontrar en manos de otros " y profesó su conmoción que "una de cada tres persona admite cometer el acto ellos mismos".


ADT han notado que esta situación no sólo ocurre en el lugar de trabajo. Por el contrario, "parece que estas pertenencias tampoco son sagradas en casa, ya que la familia o los compañeros de piso toman “prestado” alimentos (37%), usan artículos de tocador que no son suyos (30%) y consumen las bebidas alcohólicas de otra persona (21% )". ¿Alguna vez ha empezado a preparar una taza de té, pregunta ADT, "sólo para descubrir que uno de sus compañeros de piso ha terminado toda su leche y que sólo quedan algunas migas de sus galletas de crema?" Estos incidentes, enfatizan, pueden resultar en consecuencias dramáticas, dado que "una de cada 25 personas dice haberse separado de una pareja por este motivo, una de cada 30 se ha mudado de casa y una de cada 20 dice que ha instalado una trampa en sus posesiones, en casa, en el trabajo o ambos".


Para individuos, todo esto puede ser extremadamente molesto. Para las empresas, puede causar grandes problemas. Una encuesta realizada por Banner Business Services (BBS) ha revelado que más de dos tercios de las personas en empleo de oficina confiesan llevarse de la papelería a su casa. Como la gerente de marketing de BBS, Anne Patton, destacó "aunque esto puede parecer trivial, los costos pronto empiezan a sumar". De hecho, "Management Today" ha estimado que "los trabajadores británicos portan a casa alrededor de £2 mil millones de valor en bolígrafos, archivos de palanca de arco y aun computadoras portátiles". ‘Notas Post-It’ figuran en el primer lugar de la lista de "las diez cosas más robadas de las oficinas del Reino Unido", seguidos de cinta Scotch, tijeras, rollos de papel higiénico, papel de fotocopias, tarjetas de memoria USB, cuadernos, bolígrafos, grapadoras y marcadores fluorescentes.


El sitio web del " Mundo De Papel Higiénico" ha reconocido que las empresas globales comerciales ahora prestan mucha atención al seleccionar el tipo de dispensador y el tipo de papel higiénico para almacenar en sus baños: "La idea es que es menos probable que una persona intente robar el papel si es difícil sacarlo del dispensador o si no se puede usar fácilmente en casa. Por ejemplo, un rollo de papel higiénico jumbo es demasiado grande para poner debajo de su suéter o en su maletín y no encaja en un dispensador de la casa.


En China, esto se ha convertido en un problema significativo en uno de los baños públicos más concurridos de Beijing. Como informó The Guardian el 21 de marzo, se instaló un "dispensador de reconocimiento facial automatizado" en el aseo del parque del Templo del Cielo en respuesta a los residentes ancianos que estaban retirando grandes cantidades de papel higiénico para llevarlos a casa. Ahora, aquellos que necesitan papel deben estar de pie delante de una cámara de alta definición durante tres segundos y quitarse su sombrero y gafas antes que se libera una ración de 60 cm".


No obstante, en opinión de un jubilado de 63 años, Wang Jianquan, entrevistado por el New York Times, las hojas son demasiado cortas. Además, las máquinas son aparentemente muy lentas. De acuerdo con un informe de Radio Internacional de China citado en el Chicago Tribune, tardan 30 segundos en distribuir el papel. Si alguien necesita más, debe esperar nueve minutos "indignamente insoportables" para volver a usar la máquina. Aquellas personas que se considera que están visitando el baño con demasiada frecuencia no se les permitirá ningún papel en absoluto.