16 °C
Especiales

Vigilia en Londres recuerda a las víctimas del incendio en Guatemala y exige justicia

|


Por Arelys Goncalves

Organizaciones defensoras de los derechos de la mujer se reunieron el pasado 21 a las puertas de la sede diplomática de Guatemala para repudiar la tragedia ocurrida el 8 de marzo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en el que perdieron la vida por los menos 40 niñas.



La manifestación se inició con la lectura de la carta respaldada por las ONGs que asistieron y en la que expresaron su indignación por el incendio que ha enlutado a decenas de hogares en el país centroamericano. Tal como se resume en la misiva que posteriormente fue entregada a la representación de la Embajada, las organizaciones esperan que haya una respuesta inmediata ante lo sucedido y se logren los mecanismos para evitar tragedias similares: “Observamos con dolor como lo sucedido no fue solo un incendio, sino un acto de violencia estructural contra estas niñas y mujeres jóvenes. Esto fue un feminicidio perpetrado por las fuerzas del Estado de Guatemala, el ápice de un sistema que tolera el abuso, el maltrato y la explotación sexual de las mujeres en instituciones que, aunque debieran ser espacio de asilo y apoyo para las personas más vulnerables, son cuna de corrupción y se ven faltas de los recursos y la voluntad política necesaria para asegurar el cuidado y la ayuda que estas y estos jóvenes necesitan”.



La idea de esta demostración surgió de un comunicado emitido por organizaciones guatemaltecas que han pedido a la comunidad internacional manifestar su rechazo a lo sucedido y pedir protección para las sobrevivientes. Una de las representantes por parte de Latinoamérica en esta vigilia en fue Margarita Rebolledo, quien explicó a Express News que la convocatoria y la carta surgieron como una necesidad de unirse a la presión y al repudio internacional sobre las muertes de por lo menos 40 niñas en Guatemala. “Repudio a la negligencia que permitió el abuso de niñas y niños en situaciones de vulnerabilidad y que causó la muerte de tantas jóvenes”. Además, Rebolledo destacó: “es importante que el Gobierno de Guatemala reciba tanta presión internacional como sea necesaria, y así mostrar nuestra solidaridad con las familias de las víctimas y nuestro apoyo para que el proceso de búsqueda de justicia sea justo y que las autoridades se responsabilicen por el daño sufrido”, argumentó.



A la concentración en Westbourne Grove asistieron integrantes del Movimiento Jaguar Despierto, el Wretched of the Earth, Women Against Rape, Global Women's Strike, Women of Colour- Global Women Strike, Caribbean Labour Solidarity, FARSA (Feminist Activists of Royal San Escobar Association, e integrantes de la antigua red centroamericana de mujeres, CAWN. Durante la vigilia, las autoridades de Guatemala recibieron la misiva de manos de las organizaciones e informaron sobre las investigaciones que adelanta el Gobierno con ayuda del servicio de inteligencia estadounidense. “La posición de la Embajada refleja la postura oficial, así que no nos sorprendió que no hablase de responsabilidad directa del Gobierno Guatemalteco. La investigación es el mínimo, pero creemos que es importante que se considere el aspecto sistemático de los abusos y la enorme responsabilidad que el Gobierno tiene en este tipo de instituciones”, comentó Rebolledo, quien actualmente forma parte de la Asamblea de Mujeres 15M Londres y de la organización Festival of Choice. Durante la jornada, la representación diplomática recibió a Express News y mostró su pesar y preocupación por lo sucedido y ratificó que el Gobierno está abocado a determinar las responsabilidades de esta tragedia. Al conocer la magnitud del hecho, el presidente, Jimmy Morales, solicitó la colaboración del FBI para dar con las causas del incendio en el centro de menores.



Esta es la segunda vez que se reúnen frente a la sede diplomática, conjuntamente con otros colectivos. “Si trabajamos unidas, nuestros esfuerzos contra la impunidad son mucho más efectivos. Es importante hacer al Gobierno de Guatemala saber que el mundo tiene los ojos abiertos y puestos en ellos”, concluyó Rebolledo.