14 °C
Londres

Para “frenar” contaminación : Ayuntamiento pide pagos de estacionamiento para coches diésel

|


Por Ulysses Maldonado

El informe sobre la calidad del aire elaborado para el alcalde dijo que un uso más amplio de las tasas de estacionamiento y otras restricciones para limitar el uso del automóvil debe ser un "área clave de enfoque" para los municipios.


El documento, producido por funcionarios del Ayuntamiento, dijo que los concejos podrían implementar una serie de medidas para mejorar la calidad del aire a nivel local. Estas podrían incluir el corte del número de camiones en sus carreteras y hacer de la calidad del aire una cuestión clave en los proyectos de transporte y planificación.


El informe se produce después de que Westminster se convirtiera en el primer ayuntamiento de Gran Bretaña en imponer un recargo por gasóleo (denominado "cargo D") de 2,45 libras por hora para los vehículos más contaminantes en las bahías de pago y parqueos de corto plazo.


Un número de otras localidades, incluyendo Islington, Camden y Kensington y Chelsea, ya han introducido otros cargos basados en emisiones para los permisos de estacionamiento de los residentes.


Consultado sobre la propuesta de la imposición del estacionamiento, un portavoz para el alcalde agregó: "Este informe destaca una amplia gama de medidas disponibles para los distritos de Londres”.


“Diferentes medidas serán más o menos apropiadas en diferentes partes de la capital".


Esto se produce justo cuando a Philip Hammond se le puso bajo presión para establecer un esquema de desguace de diésel y la reforma del impuesto especial de vehículos para desalentar las compras de diésel.


Grupos empresariales, activistas médicos y organizaciones benéficas ambientales escribieron al Canciller instándole a tomar medidas para combatir el aire tóxico.


Greenpeace, Médicos Contra el Diésel, la Federación de Pequeños Negocios y otros dijeron que un esquema propuesto por el Señor Khan compensaría a los automovilistas y haría frente con el aire tóxico en ciudades de todo el Reino Unido.


Su plan pagaría £3.500 para desechar hasta 70.000 furgonetas y minibuses contaminantes en las calles de Londres, establecer un fondo para apoyar a las organizaciones benéficas y pequeñas empresas con vehículos diésel más viejos y establecer un esquema de crédito de 2.000 libras esterlinas para hogares de bajos ingresos.