14 °C
Cultura

“Donde los cielos tocan la tierra” Pinturas de la tejana virginia jaramillo

|


Por Lorena Benéitez

Historiadora de arte contemporáneo.


Descubrimos los conceptos que han pasado a la historia de la pintura occidental: espacio pictórico, texturas, gestos, tratamiento del color, transformaciones de escala y relación fondo-figura. Esa audaz simplificación de la pintura, cultivando los valores básicos y la depuración.


Nos referimos a la obra plástica de Virginia Jaramillo (Texas, 1939) -vive y trabaja en Spring Street de Nueva York- visitándola en la individual “Where the heavens touch the eart” -consta de siete lienzos de producción actual- desde 1997 no le dedicaban ninguna retrospectiva Hales Gallery (Londres, 1992) fundada por Paul Hedge y Paul Maslin que se dio a conocer por sus cafés y charlas en Deptford. En 2004 mudaría al edificio del Té en Shoreditch con sus alrededores concurridos de manifiesta creatividad Hackney, Hoxton o Bethnal Green.


Formatos de gran tamaño, espacios envolventes y de una complejidad perceptiva. Recorren los años setenta creados en Nueva York. Con una incipiente vocación artística apoyada por sus padres, tenía estudio en la casa familiar mientras iba a la escuela de ex alumnos como fueran Jackson Pollock o Philip Guston. La historia de la abstracción en Latinoamérica podríamos decir a grosso modo que es bastante más multifacética y densa.


La pasada cita expositiva de “Expresionismo Abstracto” desde la Royal Academy of Arts fue un buen acercamiento al contexto artístico donde se desarrollaba Virginia Jaramillo junto a la que ha inaugurado el Guggenheim Bilbao. Al tiempo que despedíamos una historiadora del arte y especialista en la Escuela de Nueva York, la estadounidense Dora Ashton (1928-2017), gran amiga de los pintores de Expresionismo Abstracto Americano contemporáneos a la artista tejana. Quien se relacionaba con el escultor Melvin Edwards (Texas, 1937) y el área de Fulton Fish Market antes de trasladarse a la zona de Soho.



La serie “Visual Theorems” (1979) proviene de Teotihuacán, una de las mayores ciudades con pirámides prehispánicas en Mesoamérica. Jugando un papel importante siempre en sus trabajos. Estudiosa del sistema solar, los cuatro puntos cardinales, la mitología celta y griega o las obras de ciencia ficción. Va realizando construcciones culturales y estéticas desde la bidimensionalidad que le permiten los bastidores.


Presente en la muestra: “Divide” (1964), “Structure Six” (1964), “Stonehenge” (1964). “Tau Ceti” (1970), “s/t” (1971), “Origin Legend” (1972), “s/t” (1973), “Morning Becomes Electra” (1973), “Pink Line” (1973), “Red Arch” (1973), “Green Space” (1974), “Indo 3” (1975), “Today” (1976) o “s/t” (1979).


Observando el conjunto de pinturas realizadas con fibras naturales de lino y pigmentos de tierra atendiendo a recuerdos de viajes por carreteras de campos y el desierto junto a la familia, su marido es el pintor Daniel LaRue Johnso (California, 1938) parece convencernos de poder trasladarnos a un espacio sensorial profundo. Esa materialidad que nos engaña al llegar a resultar tan intangible, yendo más allá de narrativas.


Esperemos para la exposición “Soul of a Nation: Art in the age of black power” que están preparando desde la Tate Modern a partir de verano para volver a verla. Momento de acudir a la cita -abierta de miércoles a sábados, 11 a 6 pm- hasta el 4 marzo.


Información del evento:

HALES GALLERY LONDON.

7 BETHNAL STREET ROAD E1 6LA.

20 ENERO AL 4 MARZO 2017


// Imágenes cortesía de Hales London