8 °C
Reino Unido

Puntualidad de trenes cae al nivel más bajo en una década

|


Por Ulysses Maldonado

Más de uno de cada 10 trenes, es decir el 12,3 por ciento no llegaron a su destino a tiempo el año pasado, según cifras recientemente publicadas por la Oficina de Ferrocarriles y Carreteras (ORR).


Este es el peor desempeño durante un período de 12 meses desde el año que terminó en septiembre de 2006, cuando la cifra alcanzó el 12,5 por ciento.


Lianna Etkind, de la Campaña por un Mejor Transporte, afirmó que las cifras demuestran que las empresas ferroviarias están "todavía prestando un servicio muy mediocre" y teniendo tiquetes a "precios altísimos".


Los pasajeros que utilizan Govia Thameslink Railway - que posee el operador Southern, el más afectado –son los que sufrieron más, con más de un cuarto de los servicios no llegando a tiempo.


Los miembros del sindicato ferroviario, marítimo y de transporte están envueltos en una larga disputa con Southern sobre la dotación de personal.


Días atrás, los miembros del sindicato de conductores de Aslef también rechazaron un acuerdo propuesto para poner fin a su disputa con el operador.


La industria ferroviaria considera que los trenes son puntuales si llegan a sus estaciones terminales dentro de los cinco minutos de su horario para los servicios de cercanías y dentro de los 10 minutos para las rutas de larga distancia.



Cifras aparentes muestran que el 3.8 por ciento de los trenes en toda Gran Bretaña fueron cancelados o demoraron en llegar por lo menos media hora más tarde el año pasado, el promedio móvil más alto desde septiembre de 2003.


Etkind dijo: “Es hora de que el Gobierno se adueñe de la situación y comience a dar a los pasajeros lo que quieren: un servicio ferroviario asequible y fiable”.


"Deben comenzar garantizando que los contratos ferroviarios incentiven más la puntualidad, la fiabilidad y el servicio a los pasajeros, como ha sucedido con éxito en London Overground y Merseyrail, y canalicen la inversión en las partes 

desgastadas de la red que causan retrasos".


La última encuesta bianual del National Rail Passenger Survey de Focus en el otoño del año pasado reveló que sólo el 81 por ciento de los pasajeros están satisfechos con los ferrocarriles de Gran Bretaña, cifra que no ha sido menor desde la primavera de 2007.


Las tarifas de ferrocarril aumentaron en un promedio de 2.3 por ciento el mes pasado, provocando protestas en las estaciones de ferrocarril.