3 °C
Mundo

Estados Unidos juramenta a su nuevo presidente en medio de protestas y baja popularidad

|


Arelys Goncalves

Con una aceptación muy por debajo de lo acostumbrado para un presidente estadounidense y con una lluvia de críticas y cuestionamientos sobre su discurso y su propuesta política, finalmente Donald Trump se convirtió, con todas las de la ley, en el nuevo presidente de Estados Unidos y, con ello, en uno de los hombres más poderosos del mundo. El viernes 20 de enero, con un día nublado y de una baja concurrencia, el nuevo mandatario juró fidelidad a su país desde el Capitolio, en Washington, con lo que dio inicio a los próximos cuatro años de gobierno.


A sus 70 años, Trump tendrá bajo sus hombros conducir las riendas del país que lo eligió como el mandatario número 45 y el primero que llega a la presidencia sin tener una carrera política. Barak Obama estuvo en su cargo por 8 años y llegó a su puesto con una abrumadora popularidad, aspecto que carece quien ahora lo reemplaza.


Una inauguración poco concurrida

Acompañado de su esposa, Melania, quien se llevó gran parte de las miradas con su vestido azul celeste al más puro estilo de Jackie Kennedy, Trump dio un discurso de 20 minutos con un tono fuertemente patriótico. Durante la ceremonia oficial de investidura ante las escalinatas del Capitolio, se comprometió a preservar, proteger y defender la Constitución de su país. “Estados Unidos primero”, recalcó. "Recordaremos este día como el día en que la gente volvió a tener el control de su gobierno", dijo a sus seguidores, “juntos determinaremos el curso de Estados Unidos”.



Su política proteccionista será la bandera de su gobierno y uno de los planes que ya ha advertido Trump es la aplicación de recortes en las operaciones militares que favorecen a otras naciones, así como la implementación de nuevas reglas del juego en materia industrial con la exigencia de las empresas de producir sus productos en el país. Poco después de la ceremonia, Trump, junto a su familia y al vicepresidente, Mike Pence, desfiló por la avenida Pensilvania y hasta la Casa Blanca, marcando el inicio de sus funciones ante el Ejecutivo y como Comandante en Jefe.


Los expresidentes Jimmy Carter, George W. Bush y Bill Clinton estuvieron presentes en la ceremonia en la que la ex candidata presidencial Hillary Clinton atrapó también las miradas.


Miles de simpatizantes del empresario inmobiliario, procedentes de todo el país, viajaron a la capital para asistir a la ceremonia en elNational Mall. Sin embargo, los medios reportaron que la concurrencia estuvo muy por debajo de la alcanzada por previos mandatarios. Imágenes comparativas entre el día de la juramentación del presidente Barak Obama y Donald Trump ilustraron la débil popularidad del nuevo Jefe de Estado.


Al final del día, la pareja presidencial atendió el baile inaugural con la mítica canción "My Way", de Frank Sinatra, en compañía de representantes del tren ministerial y de invitados especiales.



La otra cara de la moneda

Entretanto, en varios puntos de la ciudad se produjeron focos de protesta en rechazo a la toma de posesión, mientras un despliegue de 28 mil efectivos se encargó de custodiar las principales calles para controlar los disturbios. Según información suministrada por el Departamento de la Policía Metropolitana de Washington D.C, unas 217 personas fueron detenidas en diferentes incidentes durante ese día.


Para los analistas, rechazo e incertidumbre son dos palabras que acompañan el sentimiento de parte de la población, especialmente porque no ha sido la elección de la mayoría popular. El pasado mes de noviembre, Trump ganó la votación en el Colegio Electoral por una diferencia de 306 votos a su favor, mientras que la demócrata Hillary Clinton logró solo 232. Pese a esta victoria, Clinton superó a su rival en número de votos por más de dos millones.

Fotos Agencia AP