6 °C
Reino Unido

Theresa May confirma que el Brexit involucrará la salida del mercado común europeo

|




Arelys Goncalves

Uno de los discursos más esperados este año en el Reino Unido finalmente fue realizado por la primera ministra Theresa May quien ofreció una visión más clara de lo que implicará la salida de la Unión Europea que podría iniciarse este año, luego de las negociaciones con el bloque. Tal como especificó May, los puntos claves que llevaron al triunfo de la salida se mantienen dentro de los planes que presentará el proceso. Uno de los más importantes fue en el ámbito comercial para el que se anunció la determinación del gobierno de salir del mercado único o común europeo: "Quiero ser clara, lo que propongo no puede significar la afiliación al mercado común europeo", indicó. Los planes previstos por la primera ministra aspiran a establecer una "nación con un gran mercado global respetado a nivel mundial". Tal como lo dijo durante su discurso de este martes en la mañana desde Lancaster House, los británicos votaron en el referendo en busca de un futuro mejor para el país y eso es lo que se propone lograr con las negociaciones.


Indicó que el bloque no ha podido lidiar con la diversidad de los miembros y sus necesidades e indicó: "quiero que el Reino Unido sea una nación que vaya más allá de las fronteras europeas". Dijo además que lo que pretende es ser "el mejor amigo y vecino de nuestros socios europeos, pero también un país que trascienda las fronteras. Un país que sale al mundo para construir relaciones con viejos amigos y nuevos aliados por igual". Insistió que lejos de querer permanecer delimitados por el mercado europeo, lo que se busca es "el mayor acceso posible a él, a través de un nuevo, amplio, audaz y ambicioso Tratado de Libre Comercio".


Entre otros de los grandes anuncios del día, May destacó que el acuerdo que se logre entre la Unión Europea y el Reino Unido, después de las negociaciones, será sometido a la consideración del parlamento británico para su aprobación.



Garantía para los europeos

Uno de los temas que ha mantenido en vilo a millones de inmigrantes europeos radicados en el país también estuvo dentro de los temas considerados por May, quien ratificó que una de las medidas previstas con el Brexit será retomar el control del número de ciudadanos que ingresan al país provenientes de la Unión Europea. "No podemos controlar la inmigración en su totalidad mientras exista la libre circulación en el Reino Unido proveniente de Europa", dijo. Sin embargo, la primera ministra tranquilizó a quienes viven en el país al afirmar: "nosotros queremos garantizar tan pronto como sea posible los derechos de los ciudadanos europeos que viven en Gran Bretaña y de los británicos que se encuentran en otros países miembros".


Destacó varias ocasiones que la decisión del Brexit no es aislarse, por el contrario, insistió: "somos un país europeo y estamos orgullosos de nuestro patrimonio pero también somos un país que ha mirado al mundo en toda su extensión". Sus ambiciosos planes van dirigidos a convertir Gran Bretaña en un país más fuerte, equitativo y unido. "La decisión de salir no quiere decir que estemos más lejos de la Unión Europea", dijo y agregó "vamos a dejar la Unión pero no Europa".