17 °C
Eventos

Las cápsulas del brasileño Ricardo Basbaum en Switch House

|


Lorena Benéitez

Imágenes cortesía de Lorena Benéitez 


Un edificio como torre truncada o pirámide contorsionada de una de las grandes instituciones culturales del Reino Unido -al lado sur- de la existente hace dieciséis años, Tate Modern. Especializada en arte contemporáneo consta de 65 metros de altura y 10 plantas de galería nuevas para albergar a obras de más de 50 países. Siendo más sensible al talento de fuera en las proximidades de La City en su rechazo al aislamiento.


Ricardo Basbaum (Brasil, 1961) vive y trabaja en Río de Janeiro desarrollando su labor como docente, artista y escritor entorno a las relaciones interpersonales, sensoriales, sociales y del lenguaje. Invitando al espectador a participar, en activo, unos con otros.


Se daría a conocer por el Olho (1984) (19 x 9 cm). Algo visual tendría buena repercusión usándolo en adhesivos o al pintarlos y colocarlos en diferentes contenedores arquitectónicos de las ciudades del mundo.


Luego vendría un dilatado desarrollo conceptual bajo las siglas NPB -Nuevas Bases para la Personalidad- a partir de ideas-vectores nace el proyecto artístico -en proceso desde 1994-: inmaterialidad del cuerpo, materialidad del pensamiento y logotipos instantáneos. Con un objeto pintado de acero (125 x 80 x 18 cm) -durante un mes en la casa del individuo o colectivo que lo solicite-, podréis ser vosotros mismos.


Al encuentro con las cuatro Cápsulas (NBP x me-you) y (NBP x eu-você) (2000), os tropezaréis con camas y una voz en off explorando los conceptos de su quehacer, sin dejar atrás el desarrollo pedagógico con los diagramas, expuestos en la pared dibujos y letras dispuestas alternativamente en la habitación 4, de la 2ª planta en Swith House (2016) -inaugurada el 17 junio- y en exposición permanente.



Invitan a ser rodeadas, observarlas, tocarlas e introducirnos en compañía -aberturas lateral o superior-. No dejan de asombrar entre los visitantes causando cierta excitación les empuja a ser habitadas aunque sea exclusivamente por el instante del selfie.


No podréis saltarlas ni atravesarlas como trabajos anteriores en NBP (1993), Passageus (2001), Transatravessamento (2002), Obs (2004-5) o ¿Le gustaría participar en una experiencia artística? (1994-2007) exigen esta vez, tumbarnos entre las estructuras de acero, mallas de alambres -mismo material Tropicália (1967) de Helio Oiticica (Brasil, 1937-1980) en sala contigua- y colchones con cojines en verdes, azules, amarillos o rosas.


Una sala expositiva de reducidas dimensiones en comparación a otras rectangulares, con cortes geométricos atípicos, sistema de iluminación cenital halógena frente a la natural en sus ventanales de nuevas vistas a los edificios vidriados de Southwark entre velos de ladrillos, bajo la sobriedad expresiva y volúmenes de hormigón armado que configuran los 20.700 m² entre invención material y rigor intelectual del modo de contar las historias del arte al siglo XXI.


A su entrada los visitantes atienden a los paneles, suelen tomar un asiento con cuadernitos colgados en los laterales para reflexionar en lo que presentará el creador próximo a los preceptos de Lygia Clark (Brasil, 1920-1988) -Invocación de maqueta (1964) presente en las nuevas galerías -.


Tienen en su colección a Diego Rivera, Gabriel Orozco, Rufino Tamayo, Julio Le Parc, Wifredo Lam, Carlos Matta, Jorge Pardo, Doris Salcedo, Vik Muniz, Los Carpinteros, Víctor Grippo, Tania Bruguera, Guillermo Kuitka, Jorge Macchi, Alfredo Jaar, Cildo Meireles, Amalia Pica o Daniela Rossell pudiendo presenciarlos in situ y tener la posibilidad de apreciar una panorámica de 360º irrepetible.


Disfruta de esta exposición en la habitación 4, nivel 2 de Tate Modern de Londres www.nbp.pro.br