17 °C
Londres

El río iluminado, el futuro del Támesis

|


Por Ulysses Maldonado

Manifiestan que también es una oportunidad para abordar las cuestiones de aumento de la contaminación lumínica y el consumo de energía en la ciudad. Muchos de los puentes tienen iluminación que necesita una actualización, ya que han acumulado una variedad de elementos de iluminación a lo largo de los años, algunos de los cuales crean resplandor y derrames de luz. Reemplazando estos elementos por lámparas más sutiles y eliminando accesorios excesivos, podemos desmontar y revelar la belleza arquitectónica de los puentes.


Muchos de los esquemas en la lista predicen que mediante la eliminación de las lámparas de haluro metálico y fluorescentes e ineficientes aún en uso en algunos puentes y reemplazándolos con la última tecnología LED, el consumo de energía por puente podría reducirse en un 50 a 70 %, dando lugar a importantes reducciones de costos para las autoridades locales que poseen muchos de los puentes. El uso de tecnologías más nuevas y duraderas, significa que las lámparas no necesitarán reemplazarse por muchos años, reduciendo así los costos de mantenimiento a largo plazo.

Este es el proyecto perfecto para explorar el uso de energías renovables, ya sea parcialmente generado por el río u otras fuentes, y para fomentar una mayor comprensión del potencial de la energía nueva y más verde.


Este es un momento ideal para reenfocar la atención en el río y mejorar su relación con los londinenses y su conectividad con el resto de nuestra ciudad. Durante mucho tiempo Londres dio la espalda al Támesis y fue muy difícil para el público acceder a sus riveras y caminar a su lado.


Durante la última década, Londres ha vuelto a reorientar la actividad cultural y el ocio por el río, particularmente con el resurgimiento de Southbank, y con importantes proyectos de infraestructura como Thames Tideway, que está a punto de crear nuevos espacios públicos en la misma orilla del Támesis. El río iluminado se vinculará con otras iniciativas en un enfoque holístico.


El concepto ganador tendrá que ser flexible para que pueda ser adaptado o apagado en las primeras horas o en épocas específicas del año, en secciones del río donde los residentes puedan ser afectados, o para respetar los hábitos migratorios, de alimentación o de cría de la fauna del río, o para celebrar la oscuridad misma. Y complementará y trabajará con otras ideas para celebrar momentos clave y eventos en la ciudad.


El esquema seleccionado se desarrollará en un diseño detallado final después de consultas y discusión con muchos actores y comunidades a lo largo del río y más allá. Somos conscientes de que este es un entorno natural único, así construido, y que la iluminación nocturna excesiva puede afectar negativamente el equilibrio de los ecosistemas delicados alrededor y dentro del río. “Trabajaremos arduamente para no afectar los hábitats de murciélagos, peces, pájaros y otras especies de fauna y flora, y aprovechar todas las oportunidades para encontrar maneras de mejorarla para ellos”, dijeron las autoridades.


Argumentando que estamos en el comienzo de un emocionante y estimulante diálogo sobre el futuro del Támesis. Hay mucho que aprender para crear un proyecto que no sólo se ocupa de los problemas, sino que proporciona una contribución positiva a la economía de la noche, lo que demuestra que Londres es abierto para los visitantes y los londinenses por igual.