21 °C
América Latina

¿El comunismo se desmorona y el castrismo se agota?

|


Por Carmen Chamorro García


En una conversación de lujo con el escritor cubano Carlos Alberto Montaner, y durante la presentación de la obra literaria “Diálogo de conversos” en la Feria del Libro de Miami, sus autores, Mauricio Rojas y Roberto Ampuero han puesto de manifiesto que, no solo la ideología comunista se desmorona, sino que la justificación del sistema político cubano se agota. Mauricio Rojas es ensayista, economista, exparlamentario en Suecia y Roberto Ampuero es escritor, novelista, exministro de Cultura en Chile Y embajador de México.


Situados en la Chile histórica de 1970, antes de la llegada de Salvador Allende al poder, Roberto Ampuero ha explicado que encontró una rendija de aire puro durante su evolución política escandalosa que padeció en Cuba. Militó en Juventudes Comunistas y es en la Habana donde renuncia a las ideas comunistas y a la búsqueda de una alternativa socialista para Chile, porque descubre, la contradicción profunda entre lo que él exigía para Chile y la justificación del sistema dictatorial cubano por la vía armada. “Viviendo en Cuba, empiezo a percibir que el Chile que yo odiaba por burgués y capitalista, era infinitamente más libre y democrático que esa Cuba, que supuestamente era uno de los objetivos a construir en Chile”. El ex ministro ha aludido que el destino de Chile hubiera sido peor, al descubrir en la Habana, el futuro horrendo que le esperaba; percepción que vivió,-como explica-, en la Cuba de Fidel Castro. Sintió un colapso mental en la doble moral de ir contra la dictadura de Allende, justificando a la vez, la dictadura de los Castro. Igualmente, al protagonizar la construcción del socialismo real en Cuba, se da cuenta con dolor que esa ideología política no le gusta para Chile.


Mauricio Rojas ha aclarado que militaba en movimientos como el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), y grupos de apoyo al MIR en 1966. Si bien, abandonó la larga militancia en el momento que cuestiona las ideas marxistas. En contacto con los jóvenes, Rojas ha observado que se sienten prisioneros de su propio estado, del sistema. Entre la teoría marxista y la practica comienzan a surgir elementos de discrepancia. “La experiencia de haber vivido el socialismo, me contagio del temor a la libertad”. “El estado se va a hacer cargo de mi”, pensé.


Por su parte, Carlos Alberto Montaner ha hecho la observación relativa a un músico notable quien dijo vivir en Cuba, en una jaula de la que quiso escapar. Y cuando salió de la isla, sintió que vivía en una selva en la que no sabía qué hacer. “Desde el estado totalitario puedes instar a las personas a vivir una vida determinada, porque el Estado del bienestar te arregla la vida. Una maquinaria de poder extraordinario”, ha manifestado esta tendencia Rojas. “Es difícil trabajar y vivir en libertad porque no estás preparado para decidir opciones sobre la mesa”.


Igualmente, Mauricio Rojas ha ratificado que la visita histórica de Fidel a Chile, que duró un mes, tuvo la importancia para radicalizar la izquierda más dura. El MIR fue financiado por Cuba en aquellos tiempos. También ha querido resaltar la capacidad ideológica para justificar todo en una dictadura como la de los Castro, lo que constituyó un purgatorio que recorrer para llegar al paraíso. Una coartada moral sin razón válida, dado que la capacidad de matar con buena conciencia, de hacer el mal, alcanzaba protagonismo en un destino absoluto. No existe la autonomía humana, sino el complejo del traidor, desertor y cobarde. “La esencia de este proceso es el alineado mental y criminal perfecto que mata en masa, de forma ilimitada, en nombre del progreso”.