17 °C
Música

¿Qué tienen ciertas canciones que no salen de nuestra cabeza?

|


Redacción

Todos alguna vez hemos tenido una canción rondando por nuestra cabeza que tarareamos sin razón, así la odiemos. Lo bueno es que parece que ya han encontrado la razón por la que esto sucede.



Según un estudio a gran escala dirigido por una investigadora en el Departamento de Música de la Universidad de Durham, Kelly Jakubowski, “las canciones pegadizas son generalmente más rápidas, con una melodía bastante fácil de recordar pero con algunos intervalos únicos, como saltos o repeticiones que las diferencian de la “canción pop promedio”, explican los investigadores. Y si a esto le sumamos la cantidad de veces que suena en la radio o en cualquier lugar de la ciudad, la invasión mental está más que segura.



Como ejemplo están estas canciones que hicieron parte del estudio: “Bad Romance” de Lady Gaga, “Do not Stop Believing” de Journey y “Can't get you out of my head” de Kylie Minogue.



“Nuestros resultados muestran que se puede, en cierta medida, predecir qué canciones van a quedar atrapadas en cabeza de la gente basándose en el contenido melódico de la canción. Esto podría ayudar a los aspirantes a letristas o anunciantes a escribir un tema que se recordará durante días o meses”, señala Jakubowski.



“Estas canciones pegadizas parecen tener un buen ritmo rápido junto con una forma melódica común e intervalos o repeticiones inusuales como los que podemos oír en el riff de apertura (frase musical que se repite a lo largo de la pieza) de 'Smoke On The Water' de Deep Purple o en el coro de 'Bad Romance' de Lady Gaga”, explica.


Asimismo el estudio reveló que las canciones con contornos melódicos globales más comunes son las que tienen formas melódicas muy típicas en la música pop. Pasa por ejemplo con la canción infantil “Twinkle Twinkle Little Star” (“Estrellita, dónde estás”), donde la primera frase se eleva y la segunda cae. Y así sucede con muchas canciones para niños, con el fin de que puedan recordarlas fácilmente. Este mismo riff de apertura contiene la canción “Moves Like Jagger” de Maroon 5, una de las canciones incluidas en el estudio que demuestra que sigue este patrón contorno común de elevarse para luego caer en el tono.



Otro de los ingredientes importantes para que la melodía sea pegadiza es que tenga una estructura con intervalo inusual en la canción como algunos saltos inesperados o notas más repetidas de lo que se esperaría oír, como sucede sucede en el riff instrumental de “My Sharona” de The Knack.



“Sabemos que la exposición reciente y frecuente a una canción hace que sea más probable que se atasque en la cabeza y a las personas que cantan y escuchan mucha música les ocurre con más frecuencia que a otras”, dice la investigadora. Pero, “ahora también sabemos que, con independencia del éxito de una canción, hay ciertas características de la melodía que la hacen más propensa a quedarse en cabeza de la gente como una especie de protector de pantalla musical privada”.