7 °C
América Latina

“Espero que cuando estemos celebrando la navidad ya el acuerdo de paz se esté implementando”

|


Arelys Goncalves

Una comunidad emocionada y solidaria se reunió en las instalaciones del salón de conferencias Mary Ward House, en Tavistock Place, para saludar al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, quien culminó su visita de Estado con un esperado encuentro con sus compatriotas radicados en el Reino Unido. El pasado 3 de noviembre, organizaciones de caridad, grupos voluntarios, profesionales, medios de comunicación, movimientos al frente de la investigación científica, líderes comunitarios y grupos para la difusión del proceso de paz fueron algunos de los representantes que tuvieron la oportunidad de compartir sus inquietudes y expresar sus ideas a un primer mandatario receptivo y atento a los intereses de sus ciudadanos.


Acompañado por el embajador en el Reino Unido, Néstor Osorio Londoño y el cónsul, Rafael Merchán, así como por una importante representación ministerial, Santos fue recibido con una emotiva ovación que solo se silenció con las notas del himno nacional. Tras la introducción hecha por la representación diplomática en Londres, el presidente saludó a los colombianos con un mensaje de aliento sobre el país, sobre las negociaciones y los resultados de su visita al Reino Unido, muy especialmente luego de haber recogido algunas experiencias en Belfast en donde un acuerdo de paz logró la reconciliación y poner fin al conflicto de Irlanda del Norte, hace 15 años.


Luego de una presentación realizada por el cónsul de Colombia, la comunidad también tuvo su turno para exponer sus inquietudes y destacar las actividades que desde el exterior han liderado en pro del proceso de paz. El diplomático elaboró brevemente el perfil comprometido y fraterno de los colombianos que, fieles a sus raíces, han mantenido los lazos de unidad con su país de origen. Desde Inglaterra, muchos de ellos destacan en organizaciones clave para el desarrollo comunitario y la mayoría de ellos se unió al recibimiento del mandatario en su último día de visita. El cónsul destacó la presencia de instituciones como Children Change Colombia, COLUK, LAWRS, El Teléfono de la Esperanza, la fundación NAS, el Latin American Disabled People´s Project, Caminemos juntos, los becarios de Colciencias, La comisión de la verdad, la memoria y la reconciliación de las mujeres colombianas en la diáspora, Paz a la calle y Colombia Unida es Paz, entre otros grupos que se han sumado a la labor en apoyo a sus conciudadanos dentro y fuera del país.



“Ustedes son tan colombianos como los que viven en el país y son los mejores embajadores en todas partes (del mundo) y en cualquier cosa que podamos ayudar, ahí estamos”, dijo Santos ante los planteamientos hechos en materia educativa y en otros aspectos realizados por los participantes. Indiscutiblemente, el tema protagónico de la noche fue la paz, una palabra que se ha convertido en el lema de mayor proyección para el presidente Santos, quien, además de liderar el proceso para acabar con el conflicto armado que ha sumido al país en una guerra de más de 50 años, ha sido recientemente reconocido a nivel internacional como el nuevo Premio Nobel de la Paz.


¡Nuevo acuerdo ya!

Ante una audiencia desborda de promotores y defensores del acuerdo de paz, Santos insistió en que no descansará hasta alcanzar un acuerdo definitivo este mismo año. “Espero que cuando estemos celebrando la navidad ya el acuerdo de paz se esté implementando. Todavía no se sabe la forma cómo se llegará a la implementación, todavía no se ha establecido el mecanismo constitucional para la consulta”, comentó el mandatario, quien dejó claro que lo prioritario en todo caso es llegar primero a un nuevo acuerdo. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para incorporar la mayor cantidad de los promotores del “no”, incluyendo al ex presidente Uribe”, señaló. Dijo además que están dispuestos a incorporar cualquier propuesta que sea razonable, pero advirtió que debe hacerse tomando en cuenta también a las FARC como la contraparte de la negociación.


El mandatario explicó que los acuerdos que resultaron de los cuatro años de negociones son producto de un intenso estudio y que entre los casos que consideraron fue el de Irlanda del Norte. “Nuestro proceso de negociaciones ha aprendido muchas lecciones de varios procesos alrededor del mundo y una de ellas es precisamente el proceso de Irlanda del Norte; qué hicieron bien y qué hicieron mal y cuáles son aplicables a nuestro proceso. (La visita a Belfast) fue una experiencia muy exitosa y ahora me voy Colombia a seguir trabajando”, puntualizó.


Santos advirtió que el camino no será ni corto ni fácil: “la paz no es simplemente silenciar los fusiles, acabar con la guerra, la paz va mucho más allá. Estamos sembrando unas semillas para construir una verdadera paz, en la parte económica, en la parte social y, por supuesto, en la parte que involucra el conflicto propiamente dicho. Quiero dejarle a mis hijos y al resto de los colombianos un país en paz, más equitativo y mejor educado”, destacó.



Admitió que para él fue una sorpresa el fracaso del plebiscito, especialmente por el interés que plantea en materia de víctimas. “Es el primer proceso en la historia que coloca a las víctimas en el centro del conflicto, con el derecho a la verdad, a la reparación, el derecho a la justicia y a la no repetición”, dijo. Sin embargo, el hecho de que ganara el “no” por una mínima diferencia no lo hizo ni lo hará renunciar a sus planes de alcanzar la paz. “Esto nos ha dado la oportunidad para dialogar, yo también me equivoqué en pensar que los acuerdos eran suficientes y nos hemos dado cuenta que no, ha sido un ejercicio muy positivo. De todo este ejercicio vamos a salir fortalecidos con un acuerdo más vigoroso del que teníamos antes”. El mandatario recordó el refrán popular “no hay mal que por bien no venga” para insistir que esta negociación permitirá alcanzar un acuerdo de mayor aceptación. “Lo que estamos buscando es un nuevo acuerdo que tenga un consenso más amplio, el mayor consenso posible para poder implementarlo también lo más rápido posible”.


A propósito de la inquietud de la juventud colombiana que está fuera de las fronteras y que se ha organizado a favor de los acuerdos, como Paz a la calle UK y Colombia Unida es Paz, pidió a todos los jóvenes dentro y fuera del país que continúen en la calle con el grito que se levantó luego de los resultados desalentadores del plebiscito y que se ha convertido en una de las mayores demandas de los defensores del "sí": “¡Nuevo acuerdo ya!”.


Insistió que la inmediatez en la definición de un nuevo acuerdo es fundamental porque el "cese al fuego que hay en este momento es muy frágil y cualquier cosa puede pasar". El presidente también se refirió a la brecha que existe en la sociedad colombiana y cómo esta diferencia social ha favorecido al conflicto. Reconoció que pese a sus esfuerzos, siguen existiendo fuertes brechas entre ricos y pobres por lo que espera seguir mejorando la calidad de la educación y ofrecer mayores oportunidades a los menos favorecidos. Anunció que por primera vez el presupuesto asignado para el sector educativo supera el del sector de Defensa para avanzar hacia uno de los planes más ambiciosos del país, convertirse en la principal potencia en educación en la región para 2025.



Santos se mostró convencido de que las medidas que ha llevado adelante en materia económica, fiscal, educativa, en infraestructura, entre otros sectores, están ayudando a mejorar las condiciones de vida de la población y produciendo una imagen favorable de Colombia a nivel internacional: “Soy muy optimista sobre mi país, creo que vamos en la dirección correcta. Yo creo que si logramos consolidar esta paz, tengan la seguridad de que no voy a tirar la toalla, esta paz la vamos a sacar adelante para que sus hijos y mis hijos puedan vivir en un país mejor”. concluyó.


Al final del evento, representantes de las diferentes asociaciones se acercaron para presentar por escrito las propuestas elaboradas sobre del proceso de paz y dejar constancia de la voluntad de la comunidad en respaldar el trabajo que hasta ahora ha desempeñado el mandatario, quien, por cierto, el próximo 10 de diciembre recibirá en Oslo, Noruega, su condecoración como Premio Nobel.