8 °C
Deportes

Cumbre sobre el negocio del deporte 2016 El dudoso mundo de transferencias de jugadores de fútbol

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk

"Inglaterra simplemente no tiene la misma aura como antes. La oposición ya no es intimidada en su presencia". Esta fue la conclusión de los comentaristas de fútbol del periódico “The Guardian”, Daniel Taylor y Dominic Fifield, después el empate 0-0 con Eslovenia el 11 de octubre. Señalaron que encuentros en el extranjero contra Inglaterra ahora no atraen a grandes multitudes, así que, "una de las cosas notables de este partido era el número de asientos vacíos en el Estadio de Stzice en Ljubljana".


La menguante imagen del equipo inglés y su fracaso repetido en las competiciones de la UEFA Euro y la Copa Mundial de la FIFA son invariablemente atribuidos a dos predominantes factores: Los enormes salarios pagados a la mayoría de las “estrellas” en la Premier League, lo que significa (se afirma) que se centran principalmente en un buen rendimiento para su club en lugar de buscar el "honor" de ser seleccionado para el equipo nacional. En segundo lugar, como ha observado Sky News: "Hay tantos futbolistas extranjeros en la Premier League que para muchos jóvenes jugadores ingleses hay pocas oportunidades, a menos que sean “prestados” a otro club en un liga menor…”


Las estadísticas publicadas por "Sportek Total" muestran que los salarios que los clubes de la Premier League deben pagar para atraer y guardar los mejores jugadores siguen aumentando. En la actual temporada 2016/17, solamente estos costaron a Manchester City £225 millones, en comparación con £193.8m en 2015-16; Manchester United: £220.8m; Chelsea: £218m; Arsenal: £200m; Liverpool: £165m; Tottenham: £ 121.2m. Los presentes campeones, Leicester City, pagaron bastante menos en comparación con la temporada pasada.



En este contexto, no es sorprendente que - de acuerdo con la información entregada por la FIFA TMS (Sistema de Concordancia de Transferencias) en la reciente " Cumbre de Líderes en el Negocio del Deporte" en el estadio Stamford Bridge del Chelsea (5-6 Octubre) - 2016 ha roto todos los records para la actividad de transferencias internacionales: "Una vez más, Inglaterra ha sido a la cabeza con 470 transferencias entrantes y US $1.17 mil millones gastados". Como la publicación de la FIFA TMS también observa, lo que distingue Inglaterra de los demás “Grandes Cinco”" (Alemania, Italia, España, Francia) "no es sólo el elevado número de clubes que pueden permitirse el lujo de invertir en el mercado de transferencias internacionales, sino también que desembolsan significativamente más que sus contrapartes europeos: Los tres primeros equipos ingleses han comprado jugadores por un combinado total de US $512 millones - casi tanto como todos los clubes de Alemania (US $522 millones) ".



Una proporción considerable de este monto se incurrió en el pago a los intermediarios: "Otra vez, los gastos en comisiones a intermediarios por los “Grandes Cinco” han alcanzado un nuevo máximo de US $260 millones, 35% más que en el verano de 2015". La participación de los agentes en las transferencias ha sido un tema controvertido desde hace mucho tiempo. Las cifras divulgadas por la Asociación de Fútbol Inglés (FA) indican que, en la temporada 2015/16, Manchester United pagó más de £10 millones a intermediarios, seguido por Liverpool (£6.672.713), Manchester City (£5.880.098) y Arsenal (£3.135.483).


En abril de 2015, la FIFA reemplazó sus Reglamento sobre los agentes de los jugadores con nuevas normas sobre "Trabajar con Intermediarios". El objetivo era "establecer un sistema más transparente que fuera más fácil de implementar y administrar por las asociaciones de fútbol alrededor del mundo". Especial inquietud había sido provocada por la creciente práctica de "Propiedad Por Terceras Personas" (TPO), mediante la cual (como el "Daily Telegraph" informó), una compañía o agente poseyó la totalidad o una parte de los derechos financieros a un jugador, por lo que ellos (no el club) se beneficiaron de las tasas de transferencias cada vez que vendieron el jugador.


Fue entonces cuando incrementó el interés de los terceros de vender el jugador lo más frecuentemente posible para obtener el máximo dinero de las transferencias. Michel Platini, el ex presidente de la UEFA, lo describió como" una forma de esclavitud moderna". La contratación de los argentinos Carlos Tevez y Javier Mascherano por West Ham en 2006 se cita a menudo como un particularmente famoso ejemplo.


Bajo las nuevas reglas de la FIFA, los intermediarios "no necesitan tomar un examen u obtener una licencia como previamente para los agentes, pero deben registrarse con su Asociación Nacional de Fútbol. Antes de pagar la cuota de inscripción "se requiere proporcionar pruebas de “una reputación impecable y que no tienen antecedentes penales”. Jonathan Barnett, un miembro de la junta de la Asociación de Agentes de Fútbol (AFA) se mostró desde el principio escéptico acerca de la sabiduría de estas reformas: "Muchos de estos supuestos intermediarios no tendrán las habilidades o conocimientos para cuidar el bienestar de sus jugadores, aunque tengan las mejores intenciones”. Además, hay un riesgo de que los cambios "darán lugar a corrupción generalizada y la fijación de algunos partidos".



Parece que esta advertencia fue justificada. El 27 de septiembre, el director técnico de Inglaterra, Sam Allardyce, fue despedido después de sólo 67 días en el papel porque se había ofrecido consejo a dos periodistas "encubiertos" del "Daily Telegraph" sobre como eludir las reglas del TPO y había propuesto una tarifa de £400.000 para aportar este servicio. El Telegraph empezó a investigar irregularidades en el fútbol Inglés el año pasado tras de obtener información que específicos funcionarios, agentes y diez managers estaban tomando o recibiendo pagos en efectivo para asegurar las transferencias de jugadores. Según el columnista Tom Bower en el Sunday Times el 2 de octubre "Durante los últimos 30 años, los ejecutivos de la FA han hecho todo lo posible para ignorar u ocultar los pagos no éticos entre gerentes, agentes y jugadores- mucho a la ventaja delos magnates y oportunistas que son dueños del “deporte rey” y son reacios a cualquier investigación sobre las fuentes de su dinero".


Kimberly Morris, la Jefe del Departamento FIFA/ TMS de Cumplimiento de la Integridad, recalca que su función principal es controlar las transferencias internacionales de todos los jugadores profesionales, incluidos los menores. Los intermediarios están prohibidos de cobrar tasas para los jóvenes jugadores que representan hasta que llegan a 18 años de edad.