16 °C
Turismo

¿Alguien dijo Oktoberfest?

|

Imagen tomada de internet


No hay que ir a Múnich para vivir la verdadera tradición bávara. Otros destinos alrededor del mundo han llevado la cultura del Oktoberfest hasta sus regiones. Esta selección te muestra los festivales ‘Oktoberfests’ más coloridos y vibrantes del mundo entero.


Tokio, Japón

Una gran empresa alemana tuvo la brillante idea de poner en pie un Oktoberfest en Tokio en 1996. Hay competiciones emocionantes y mucho entretenimiento para los invitados. Si estás en Japón, ni se te ocurra perdértelo.


Cincinnati, Ohio, Estados Unidos

Cincinnati es una de las ciudades estadounidenses con mayor población de origen alemán y también está hermanada con Múnich. En consecuencia, parece lógico que en la capital del estado de Ohio se celebre un Oktoberfest espectacular. La primera toma de barril ya tuvo lugar aquí en 1976 y desde entonces el “Oktoberfest Zinzinnati” ha ganado popularidad de forma creciente. Los espectáculos de danza bávara y la banda de música tradicional reúnen hasta a 500.000 visitantes, dispuestos a vivir una gran fiesta. Como no podría ser de otra manera, ¡hay un concurso de comer salchichas!


Blumenau, Brasil

¿Quién pensaría que incluso en Brasil celebran una copia de la fiesta más popular de Múnich? Desde 1984 se celebra cada año el Oktoberfest de Blumenau, que es ya el segundo festival folclórico más grande del país por detrás del Carnaval de Río de janeiro. Originalmente el Oktoberfest se creó con el objetivo de mejorar la economía de Blumenau, un municipio entumecido después de una inundación del río Itajaí y haber tenido que reconstruirse. Hoy en día acuden cada año a esta ciudad fundada por emigrantes alemanes más de 650.000 visitantes, dispuestos a disfrutar de una de las tradiciones bávaras más importantes… pero con mejor tiempo. El Oktoberfest brasileño dura 18 días y hay competiciones divertidas cada día.





Imagen tomada de internet


Sídney, Australia

El Club Alemán-Australiano de Sídney organiza su Oktoberfest número. El presidente del club tendrá el honor de llamar al barril anual y dar inicio a la fiesta. A lo largo de los días que dura muchos australianos acudirán al recinto atraídos por una programación diversa y divertida que les hará sentirse como en Alemania.


Hanóver, Alemania

Para los habitantes del norte de Alemania tener que desplazarse hasta Múnich es algo un poco pesado. Así que para los que no quieren tener que meterse tantos kilómetros de carretera (o volar) está la tercera mayor Oktoberfest del mundo, que se celebra en Hanóver una semana después de la original. Aquí los visitantes no sólo podrán disfrutar del ambiente de fiesta en la tiendas, sino también de una feria con más de 140 feriantes.


Qingdao, China

Con cuatro millones de visitantes, el “Festival de la Cerveza de Qingdao” es el segundo Oktoberfest más grande del mundo. A lo largo de 16 días se baila en un área de 20 hectáreas, se celebra, se come y se bebe, por supuesto, cerveza alemana. Los visitantes extranjeros se deleitan en especial con la amplia selección de más de 200 cervezas, todas con un sabor único.


Zúrich, Suiza

Durante 18 días se celebra el Oktoberfest de Zúrich y unos 40.000 visitantes disfrutan del conocido como “Zuri-Wiesn”. En tres semanas se sirven alrededor de 50.000 litros de cerveza, una cifra nada desdeñable. En el Zuri-Wiesn hay ofertas para todos los bolsillos, en función del tamaño del grupo y del hambre y la sed que tengas.




Imagen tomada de internet


Bangalore, India

Una fábrica de cerveza india organizó en 2005 el primer Oktoberfest de Bangalore. Los precursores tuvieron que lidiar con problemas inesperados, como tener que aclarar en un periódico local que los pantalones encerados de los miembros de la banda de música no estaban sucios. A pesar de esto, el festival fue un éxito y el Oktoberfest de Bangalore va camino de convertirse en una cita habitual.


Windhoek, Namibia

En 1958 la organización de Alemanes-Namibios organizó el primer Oktoberfest en Windhoek, la capital de Namibia. Ahora es uno de los mayores festivales del país y cuenta con muchísimos visitantes y con una banda de música que vuela cada año desde Múnich a este país. Además, mantienen las tradiciones y costumbres alemanas, en especial el levantamiento de jarra de cerveza y el pulso. Puede ser toda una experiencia.